Izquierdista Iglesias renunció a vicepresidencia de España: quiere mandar Madrid

La salida de Iglesias lleva como objetivo el presentar su candidatura como postulante principal de Unidas Podemos, en las próximas elecciones de la capital española, el venidero 4 de mayo
Pablo Iglesias, político de izquierda español. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La política española está muy convulsa desde hace una semana por un terremoto que ha sacudido a los partidos de centro-derecha y saltó este lunes de lo regional a lo nacional, tras el anuncio del vicepresidente segundo del Gobierno, el izquierdista Pablo Iglesias, de abandonar su cargo para ser candidato en Madrid.

La salida de Iglesias lleva como objetivo el presentar su candidatura como postulante principal de Unidas Podemos, en las próximas elecciones de la capital española, el venidero 4 de mayo.

Según el político, su salida del Ejecutivo central es para “evitar que la ultraderecha consuma su asalto a Madrid”. Fue una decisión inesperada y un nuevo giro en el cada vez más sorprendente tablero político español, que se había mantenido más o menos en el letargo impuesto por un año de pandemia, informó EFE.

En apenas seis días, España ha pasado por una lucha entre socios de gobierno en la aparentemente tranquila región de Murcia (en el sureste español) al inicio de lo que se aventura como una dura batalla entre la izquierda y la derecha por Madrid, erigida en el último año como el feudo de resistencia contra las políticas del Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez.

A la cabeza de esa resistencia, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular (PP), respaldada por el liberal Ignacio Aguado, su vicepresidente, caído ahora en desgracia tras la sospecha de una posible traición a su jefa en el Ejecutivo madrileño.

 

Iglesias renuncia para conquistar Madrid

El líder de Unidas Podemos y conocido admirador del Che Guevara, Pablo Iglesias, ha propuesto a su excompañero de partido y ahora dirigente de Más País, Íñigo Errejón, unir las candidaturas de ambos partidos para ir juntos el 4 de mayo en las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid y arrebatar el poder a Isabel Díaz Ayuso.

Iglesias, que ha anunciado este lunes en un vídeo remitido a los medios de comunicación que dejará el Gobierno para presentarse a las próximas elecciones autonómicas en Madrid, ha señalado que “el enorme peligro y la enorme oportunidad que tenemos ante nosotros requiere que tengamos la altura de miras y la humildad necesarias para ir todos unidos en una candidatura de izquierda (…) que sea capaz de ganar a Ayuso y gobernar la Comunidad de Madrid”.

Propuso a los de Más Madrid “que aunque seamos organizaciones y espacios diferentes hagamos una candidatura única para ganar”.

“Soy consciente de que no será fácil y que hay muchas cicatrices, pero lo que nos estamos jugando, la democracia, la sanidad y la educación de nuestros hijos, es suficientemente importante para intentar esta unidad que pide toda la gente de izquierda”, aseveró Iglesias.

Ha pedido una “izquierda transformadora” para ganar unas elecciones que son “decisivas” y aseguró que quienes gobiernan Madrid son “trumpistas” y lograron el poder “por la ruptura de hace años” dentro de Podemos.

El todavía vicepresidente segundo reiteró en varias ocasiones que como militante debe estar allí donde es más útil en cada momento. “Voy a poner toda mi energía, mi cabeza, experiencia de Gobierno, todo mi corazón y toda la fuerza de mi organización en construir una candidatura de izquierda fuerte y amplia”, dijo Iglesias.

La candidata de Vox a la Presidencia madrileña, Rocío Monasterio, se ha mostrado optimista y “divertida” ante un enfrentamiento con Iglesias porque a los “comunistas” lo que más les puede doler es “el voto de Vox”.

 

La reconquista de un ex

Por parte de Unidas Podemos (UP), el partido de Iglesias, toca ahora conquistar a sus afines de Más Madrid, liderados por Íñigo Errejón, uno de los fundadores de Podemos y ex número dos de esa formación.

Los caminos de los dos políticos se separaron a principios de 2019 después de una larga temporada de tensiones por diferencias sobre la manera de conducir el partido que culminó en las candidaturas para las elecciones a la alcaldía de Madrid ese año.

“Fue un divorcio sonado que sin embargo nunca se cerró a acercamientos futuros”, opinó Alida Juliani de la agencia EFE.

Errejón, de momento, ha guardado silencio, pero la candidata de Más Madrid a las elecciones, Mónica García, ha dado la “bienvenida” a la candidatura de Iglesias y ha asegurado que hablará con él sobre la posibilidad de concurrir juntos a los comicios.

 

¿Y el gobierno central, cómo queda?

Al conocer la renuncia del vicepresidente, Díaz Ayuso se atribuyó el “haber sacado” a Pablo Iglesias del Ejecutivo central.

“España me debe una”, dijo en tono de broma. Y sea o no obra de la presidenta madrileña lo cierto es que su marcha obliga al Gobierno de Pedro Sánchez a reestructurarse.

El vicepresidente segundo ha mostrado su deseo de que Yolanda Díaz, actual ministra de Trabajo, sea la candidata de Unidas Podemos en las próximas elecciones, “si ella así lo decide”.

Apenas un año ha durado Iglesias en el Consejo de Ministros, pero en ese tiempo las tensiones con Pedro Sánchez y el resto de socios de coalición ha sido continuas. Según EFE, la salida del izquierdista radical puede suponer un respiro para el presidente del Gobierno español.

 

(Con información de EFE)