Soldado secuestrado y liberado por el ELN dice extrañar a sus captores

Un militar colombiano liberado por el ELN aseguró ante los medios locales estar “triste” porque se había “encariñado” a sus raptores. Esto podría ser una reacción psicológica conocida como síndrome de Estocolmo.
 

Reproduce este artículo

Una breve e inusual declaración dio este lunes un militar colombiano que fue secuestrado y liberado por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

El ELN dejó el 15 de febrero en libertad a los soldados Jesús Alberto Muñoz y Yonny Andrés Castillo, secuestrados desde hace 13 días, pero horas después este último generó polémica en las redes sociales ante lo que al parecer sería una reacción psicológica, conocida como síndrome de Estocolmo.

Yonny Andrés Castillo, quien habló ante los medios locales, se mostró nervioso, confundido y dejó entrever afecto hacia sus captores. “Yo me sentía como amañado con ellos, la verdad yo no tengo nada que decir o que me hayan dado mal trato. Estoy feliz de estar libre, pero a la vez triste, porque ya me estaba encariñando con ellos”, afirmó el militar con voz entrecortada.

El síndrome de Estocolmo es un trastorno psicológico temporal que surge en casos de cautiverio, la persona secuestrada genera afecto y comprensión ante la conducta de los secuestradores, ya sea durante el secuestro o tras darse una liberación.

Los dos soldados fueron recibidos por una misión humanitaria en la que participaron integrantes de la Iglesia Católica, la Personería de Teorama y la Defensoría del Pueblo. Una enfermera del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acompañó la misión para constatar que se encontraran en adecuadas condiciones de salud. Posteriormente, el equipo los llevó al municipio de Ocaña, donde fueron entregados al Ejército Nacional de Colombia.

Según se conoció, los militares estarán bajo observación médica y psicológica; una vez finalizado el tratamiento se reintegrarán al Batallón Energético Vial N°10, unidad a la que están adscritos.

"Nuestros uniformados se encuentran realizando los chequeos y exámenes médicos de rigor necesarios con el propósito de verificar su estado de salud, para que puedan proceder y continuar con el normal desarrollo de sus actividades", señaló el Ejército en un comunicado.

EL SECUESTRO 

En un principio, las autoridades informaron que los dos militares habían sido secuestrados por disidentes de las FARC cuando realizaban labores de registro y control en una zona rural de la región del Catatumbo, que hace parte de Norte de Santander.

Según la Brigada 30 del Ejército, los dos militares fueron secuestrados en el caserío Guamalito, que hace parte del municipio de El Carmen.

Además de las disidencias de las FARC, en la región del Catatumbo tienen presencia el ELN; un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado por el Gobierno como una banda criminal, y otros grupos armados que se enfrentan por el control territorial de la zona.

Créditos video: Revista Semana

Militar que fue secuestrado y liberado por el ELN dice extrañar a sus captores