Guerrilla ELN financió al candidato de Rafael Correa a la presidencia

La campaña presidencial del candidato ecuatoriano Andrés Arauz se ha visto manchada por el “préstamo” de 80.000 dólares que le entregó el ELN, grupo armado que sus líderes se encuentra en Cuba.
 Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias “Uriel” y el expresidente Rafael Correa
 

Reproduce este artículo

La guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) habría aportado financiación a la campaña electoral del candidato presidencial ecuatoriano Andrés Arauz, según datos incautados a un líder guerrillero y publicados por la revista Semana, uno de los medios colombianos más prestigiosos.

Documentos y comunicaciones pertenecientes al fallecido jefe del bloque de guerra occidental del ELN, Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias 'Uriel', revelaron el “préstamo” de 80.000 dólares para la campaña de Arauz y también conversaciones entre el líder guerrillero y el expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

"Quisiera me contaran del capital entregado al binomio para el señor de la mariposa del sur MS. Ellos saben que es para iniciar la idea de negocio con los aliados y que nuestro éxito depende de apoyar la esperanza", consta en uno de los archivos extraídos de un ordenador. Además, habría registros de conversaciones con Correa desde 2017.

Semana aseguró que estas supuestas comunicaciones de 'Uriel', abatido en octubre de 2020, muestran interés en la campaña electoral ecuatoriana que cerrará este 7 de febrero.

“Te informo que ya tuvimos contacto con el emisario del candidato de MS, se aprovechó la reunión de la (IP) en febrero”, se lee en otro de los mensajes encriptados revelados por Semana. La IP, según las autoridades, hace referencia a la Internacional Progresista.

“Le comento que los camaradas de los comuneros confirmaron los detalles de la relación y participación con el MS, alianzas que se afianzaron durante nuestra participación en la Mesa de 2017, espacio que sirvió para mantener y afianzar nuestra estrategia de reconocimiento, que en su momento se esperaba fortalecer con nuestro amigo del Cinturón, pero que dio un viraje que mantendrá la línea según lo acordado”, concluyó el comunicación.

Para las autoridades colombianas, el “amigo del Cinturón” del que habla 'Uriel' sería el expresidente Correa, quien estaba en el poder cuando se desarrollaron las conversaciones entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y el ELN en Quito, y las cuales llegaron a su fin con posesión del presidente Lenín Moreno. En medio de esos diálogos, según el análisis de los mensajes, el ELN habría aprovechado su presencia en Ecuador para tejer alianzas con movimientos políticos de izquierda en ese país

Correa, quien reside en Bélgica desde 2017, niega la “patraña más" para "frenar el triunfo del candidato Andrés Arauz", favorito en las encuestas. Afirmando que no conoce ni ha tenido ningún tipo de contacto con ningún 'Uriel'.

Recordó, además, que cuando él era candidato, intentaron relacionarlo con una supuesta financiación por parte de la entonces guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ahora partido político.

En un video divulgado por Noticias Caracol, otro importante medio, el jefe guerrillero Jorge Briceño de las FARC, conocido como el alias de ‘Mono Jojoy’, aseguró que el grupo armado contribuyó al financiamiento de la campaña presidencial de Correa en 2006.

Las imágenes muestran a Briceño frente a un ordenador portátil en medio de la selva, dirigiéndose a un grupo de alrededor de 250 combatientes. Allí reconoce que algunos “secretos” de su organización están al descubierto debido a las operaciones de las autoridades colombianas. 

Entre ellos menciona la “ayuda en dólares a la campaña de Correa y posteriores conversaciones con sus emisarios, incluidos algunos acuerdos, según documentos en poder de todos nosotros, los cuales resultan muy comprometedores en nuestros nexos con los amigos”, según citó el Panam Post.

Pero Correa lo negó como ahora. “Personalmente, no conozco a nadie que pertenezca a las FARC” respondió el exmandatario a la prueba divulgada en 2009. Para entonces, sostenía que era parte de una estrategia “para desestabilizar a los gobiernos progresistas” latinoamericanos y lo atribuía además a una “arremetida de la derecha y de todos sus instrumentos y todas sus armas, entre ellos, los medios de comunicación”, citó el Panam Post de El País.

A la voz de Mono Jojoy se suman las evidencias obtenidas del ordenador de Raúl Reyes, también difunto líder guerrillero, donde se encontraron hasta cuatro documentos de 2006 en los que algunos jefes de las FARC mencionan pagos a la campaña de Correa.

 

 

El Gobierno colombiano mantiene en la actualidad estrechos lazos de cooperación contra el terrorismo con el Gobierno de Moreno. Tanto el presidente Iván Duque como él tienen clara la presencia de disidencias de las Farc, el ELN y bandas criminales en la frontera entre los dos países, donde aprovechan para dedicarse al narcotráfico y al secuestro.

Colombia teme que un eventual retorno de un Gobierno de izquierda populista en Ecuador llegue a entorpecer la lucha conjunta contra la criminalidad en la frontera, tal como ocurrió cuando las Farc tenían sus campamentos en esa zona.

Los jefes del ELN se encuentran en La Habana (Cuba) desde el atentado en la Escuela General Santander en 2019, razón por la que se rompieron las negociaciones de paz entre el Gobierno y el grupo armado.

Duque los ha pedido en extradición, pero la isla se ha negado a hacerlo, bajo el argumento de que debe cumplir unos protocolos acordados durante el Gobierno Santos ante una eventual ruptura en las negociaciones. Dicho acuerdo contemplaba el regreso de los comandantes al país, con el acompañamiento de la Cruz Roja Internacional, y un plazo de 72 horas para que regresaran al monte.