ELN deja en libertad a dos técnicos de una compañia
Fueron puestos en libertad los dos técnicos de una compañía petrolera que habían sido secuestrados el mes pasado por el ELN.
Hombres armados del ELN liberado a los secuestrados
 

Reproduce este artículo

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) dejó en libertad a dos técnicos de la petrolera Borets que había secuestrado en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, a principios de mayo.

Así lo detalló este viernes la Defensoría del Pueblo, que señaló en Twitter que la liberación ocurrió en una zona rural de Arauca y que los guerrilleros entregaron a los dos ingenieros a una comisión humanitaria de ese organismo y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"Fueron puestos en libertad los técnicos petroleros Pedro León Pérez y Óscar Javier Rodríguez, quienes estaban en poder del ELN desde el pasado 3 de mayo", añadió la Defensoría, que publicó dos fotos en las que aparecen los ingenieros acompañados por la comisión humanitaria.

El pasado 8 de junio, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, había informado del secuestro de los dos trabajadores de Borets.

La Defensoría dijo ese día que los dos hombres habían sido "retenidos por un grupo armado ilegal el pasado domingo 3 de mayo" en la carretera que une a los municipios de Fortul y Tame, ambos en Arauca.

Ceballos atribuyó entonces los secuestros a Gustavo Aníbal Giraldo, alias "Pablito", comandante del frente Domingo Laín, que opera en Arauca, y uno de los más beligerantes del ELN.

La guerrilla inició en febrero de 2017 unas negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana.

Sin embargo, el presidente de Colombia, Iván Duque, condicionó la continuación de los diálogos a que esa guerrilla deje en libertad a todas las personas que tiene secuestradas y a que renuncie a esa y otras actividades delictivas.

Los diálogos quedaron en punto muerto tras el atentado con un carro bomba cometido por el ELN el 17 de enero del año pasado contra una Escuela de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos y 66 heridos.