Skip to main content

Denuncia: Sala de hospital cubano inundada, con inodoros llenos de orine y heces

Según explicó una persona, varios acompañantes de enfermos de la sala se han dirigido a la Administración y no han tenido respuesta

Actualizado: Tue, 12/20/2022 - 12:19

Una sala del Hospital General Aleida Fernández Chardiet, de la provincia de Mayabeque, lleva dos días inundada, con los inodoros de los baños llenos de orine y heces fecales, contó una fuente, que tiene a su madre ingresada allí, al periodista Mario J. Pentón.

La persona denunció que desde el amanecer del lunes la sala del centro médico está inundada y el agua proviene de los baños.

"Desde el lunes a las 2 de la tarde no hay enfermera en la sala, por lo cual todos los pacientes perdieron su ciclo de tratamiento. Hoy amanece inundada nuevamente la sala y nadie da respuesta", añadió.

Además, la fuente explicó que su madre está ingresada por una fuerte crisis de asma y todos los medicamentes que se le han suministrado fueron comprados en el mercado informal, pues en el hospital no los hay.

Según explicó esta persona, ya otros acompañantes de enfermos de la sala se han dirigido a la Administración y no han tenido respuesta.

En los últimos días han trascendido varias denuncias sobre hospitales de la isla en estado crítico. 

A mediados de diciembre la doctora cubana exiliada Noeima Rodríguez denunció que el Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, en la provincia de Granma, estaba sin agua, según le dijo una colega que aún trabaja allí.

En su perfil de Facebook Rodríguez compartió los mensajes que le envió la doctora, cuyo nombre permanece en el anonimato para protegerla de represalias. 

"El hospital Céspedes amaneció hoy sin gota de agua. Los médicos que salieron de guardia no pudieron ni lavarse la cara, los que están de guardia no pueden beber agua porque los vasos están sucios desde el desayuno y no los han podido fregar. Los baños están prácticamente sellados ya a esta hora", indica uno de los mensajes.

Por último, la doctora declaró que esta situación tenía que saberse y que "ningún dirigente se sensibiliza con estas cosas, y los médicos que quedamos es porque no tenemos de otra".

También a inicios de este mes el activista LGBTIQ+ cubano Yadiel Cepero denunció que en el Policlínico Docente Comunitario Carlos Verdugo Martínez, ubicado en la ciudad de Matanzas, no había jeringuillas ni agujas para hacer análisis.