Rechazan la moción de defensa propia al actor mexicano acusado de una muerte en Miami

Un juez del Condado de Miami-Dade rechazó este jueves la moción de defensa propia esgrimida por los abogados del actor mexicano Pablo Lyle, acusado de homicidio involuntario por la muerte de un cubano al que golpeó en una discusión de tráfico.

Al cabo de una larga audiencia celebrada en una corte de esa ciudad del sur de Florida (EEUU), el magistrado Alan Fine rechazó aplicar una ley estatal de defensa propia, conocida como "Stand Your Ground" (Quédate donde estás), para anular el caso contra él.

Vigente desde 2005 en el estado de Florida, esta ley permite a una persona que considere que está en riesgo de morir o sufrir daño físico grave el uso de una "fuerza mortal" simplemente permaneciendo en donde está, es decir, sin tratar de huir del peligro.

El juez Fine, señaló no obstante que en el incidente, la víctima, el cubano de 63 años Juan Ricardo Hernández, sufrió el golpe mortal cuando ya caminaba de regreso a su automóvil tras el altercado que sostuvo con los ocupantes del vehículo en el que iba Lyle.

"Se estaba alejando. No hubo amenaza verbal. No hubo acciones físicas", señaló Fine al término de una audiencia de seis horas y a la que Lyle compareció con el pelo corto.

Previo a la decisión del magistrado, el mexicano, de 32 años y quien cumple arresto domiciliario, señaló que su reacción fue en defensa propia, ya que buscó proteger a él y a su familia, y recordó que su esposa, su hijo menor de edad y un sobrino estaban presentes en el vehículo al momento del incidente.

Temió que Hernández pudiera "tener un arma o que usara el vehículo como un arma", según relató en su testimonio sobre el incidente ocurrido el pasado el pasado 31 de marzo en una intersección de calles de Miami.

"Estaba tratando de evitar que mis hijos fueran asesinados o heridos", recalcó el mexicano respecto al altercado en el que golpeó y dejó inconsciente en la calle a Hernández, quien murió el 4 de abril en el hospital al que fue llevado tras el altercado.

Philip Reizenstein, el abogado de Lyle, destacó que en el incidente el agresor fue Hernández y que su defendido fue razonable por estar protegiendo a su familia y "utilizó el nivel de fuerza más bajo que existe. Lo golpeó una vez".

Por su parte, la fiscal Rachel Morales-Gellis, que pidió se desestimar el argumento de defensa propia, dijo que no había justificación para el ataque que perpetro el actor mexicano, dado que la víctima no estaba armada, no suponía en ese momento una amenaza y volvía ya a su automóvil.

El juez Fine programó para mañana viernes una nueva audiencia, de acuerdo a documentos de la corte a los que tuvo acceso Efe.

El actor, conocido por su actuación en telenovelas como "Mi adorable maldición", fue detenido el 31 de marzo poco después de los hechos y quedó en un primer momento en libertad condicional con una fianza de 5.000 dólares, pero posteriormente fue acusado de homicidio involuntario, cargo del que se declaró no culpable el pasado 1 de mayo.

Desde el pasado 9 de abril cumple arresto en casa de un familiar con un grillete electrónico y bajo fianza de 50.000 dólares. El juez Fine le retiró el pasaporte.

Un informe forense del condado de Miami-Dade reveló que Hernández murió a raíz de "complicaciones por trauma contundente en la cabeza" e indicó "homicidio" como probable causa de la muerte.

Lyle iba camino del aeropuerto de Miami en un vehículo manejado por su cuñado, Lucas Delfino, cuando se cruzaron con el automóvil manejado por Hernández, quien en un semáforo se bajó de su automóvil para recriminar a Delfino por una maniobra al volante.

En medio de esa discusión, Lyle salió del carro y golpeó a Hernández, quien, de acuerdo a las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana, se desplomó al instante.

Lyle está casado con Ana Araújo, con quien tiene un hijo.