Policía busca a niña autista desaparecida en Miami
Paige Strickland desapareció en Miami y las autoridades indicaron que la niña podría estar en peligro y es difícil para ella comunicarse por su condición.
Paige Strickland, niña autista de 13 años de edad
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Aplicación de la Ley de Florida (FDLE) de Estados Unidos, emitió este viernes 20 de noviembre una alerta de niño desaparecido para un adolescente autista de 13 años de edad visto por última vez en el sur de Florida.

La agencia estatal identificó a la menor con el nombre de Paige Strickland que desapareció 
por el área de Northwest 18th St. y Northwest 15th St de Miami. Las autoridades indicaron que la niña podría estar en peligro y puede ser difícil para ella comunicarse.

Strickland, la menor desaparecida, mide 1,50 metros de alto y pesa 68 kilogramos, tiene los ojos color marrón y cabello teñido de púrpura y rubio con una marca de nacimiento rojiza en su mejilla derecha, anda posiblemente con una mochila azul con ella, según describe FDLE.

Cualquier persona que tenga información sobre su paradero debe llamar al FDLE al 1-888-FL MISSING. También puede llamar al departamento de policía de Miami al 305-603-6300 o al 911.

El autismo, o trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a una amplia gama de condiciones caracterizadas por desafíos con habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal. 

Según los Centros para el Control de Enfermedades, el autismo afecta a aproximadamente 1 de cada 54 niños en los Estados Unidos en la actualidad.

Existen varios subtipos de autismo, la mayoría influenciados por una combinación de factores genéticos y ambientales. Debido a que el trastorno tiene un conjunto distinto de fortalezas y desafíos. 

Algunas personas con TEA pueden requerir un apoyo significativo en su vida diaria, mientras que otras pueden necesitar menos apoyo y, en algunos casos, vivir de forma totalmente independiente.

Los signos de autismo suelen aparecer a los 2 o 3 años. Algunos retrasos en el desarrollo asociados pueden aparecer incluso antes y, a menudo, pueden diagnosticarse a los 18 meses.