¿Miami podría ordenar a sus residentes permanecer en casa otra vez por la COVID-19?
Este viernes, el Departamento de Salud de Florida reportó 3822 nuevos casos de coronavirus y 43 fallecimientos, lo que eleva a casi 90 000 los contagios por COVID-19 en la Florida.
Coronavirus en Miami

Los alcaldes de Miami, Francis Suárez, y Miami Beach, Dan Gelber, descartaron esta semana un presunto regreso al confinamiento, pese al aumento de casos COVID-19 en el sur de la Florida y, en general, en todo el estado.

En una rueda de prensa ambos alcaldes dijeron que volver a ordenar a sus conciudadanos que se queden en casa sería el "último recurso", algo, que según Suárez, tendría un "efecto dramático" en la economía de Miami-Dade, que antes de la COVID-19 era "boyante", pero ahora está "quebrada" y tiene 400 000 desempleados.

Suárez, que fue uno de los primeros contagiados de COVID-19 en Florida, y Gelber hablaron así por la preocupación generada por la profusión de casos nuevos que presenta Florida en la últimas semanas.

Este viernes, el Departamento de Salud de Florida reportó 3822 nuevos casos de coronavirus y 43 fallecimientos. En el estado la cifra total de personas positivas a la COVID-19 aumentó a 89 748 y a 3104 las muertes.

La aparición de más casos, según Suárez, se debe en parte a que se están haciendo más test de la COVID-19 que en la fase inicial de la pandemia, pero también a que la gente se está relajando en el seguimiento de las medidas de prevención.

Suárez agregó que está examinando cuidadosamente las cifras de hospitalizaciones para reaccionar en caso de que la capacidad de atender a enfermos por la COVID-19 baje a un nivel peligroso.

Aunque Miami-Dade, Broward y Palm Beach siguen siendo los focos principales, el aumento de los nuevos casos no se circunscribe a esos tres condados, como indican los datos oficiales.

Ambos alcaldes dijeron que su obligación es informar a la gente antes de que se llegue a una situación sin retorno por no cumplir con las directrices de las autoridades sanitarias, como llevar mascarilla y mantener la distancia de seguridad.

Como dijo Gerber, se trata de "ser cautos para poder ser optimistas".

La reapertura "no es una luz verde para hacer todo lo que uno quiere", indicó el alcalde de Miami Beach, que recibió una donación de 10 000 mascarillas para su ciudad de un filántropo y empresario local que donó otras 50 000 a Miami.

Suárez dijo que las autoridades locales deben "manejar" ambas crisis, la de la economía y la de la salud, y los ciudadanos seguir comportándose responsablemente para evitar la adopción de medidas drásticas.

Los dos alcaldes convinieron en que sus ciudades se van a mantener como están, sin avanzar en la desescalada. Eso implica, según Suárez, que no va a haber por ahora discotecas, cines, bares y clubes nocturnos abiertos en Miami, ni eventos deportivos ni de otro tipo que impliquen grandes concentraciones de personas.

(Con información de EFE)