Gobernador de Florida impedirá cierre de restaurantes

DeSantis prohibió todos los cierres de negocios, diciendo que los floridanos tienen el "derecho a trabajar",  y estando al lado de los propietarios de las empresas que buscan sobrevivir de la crisis económica que generó la pandemia.
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una mesa redonda con los líderes de los parques temáticos sobre los protocolos de seguridad y el impacto de la pandemia de coronavirus, el miércoles, 26 de agosto de 2020, en Orlando, Florida. (Joe Burbank/AP)
 

Reproduce este artículo

El gobernador de Florida (EE.UU.), Ron DeSantis, prometió este martes que no habrá restricciones comerciales en el estado a medida que aumenten los casos de coronavirus. La idea, según él, es que haya menos invención del gobierno y menos participación de los líderes locales cuando se trata de mantener a las empresas en funcionamiento durante la pandemia.

Funcionarios locales de todo el estado han suplicado en las últimas semanas al gobernador DeSantis que les permita tomar las medidas que consideren necesarias para combatir el virus. El funcionario se ha resistido, diciendo que cualquier cierre adicional dañaría la economía y costaría a las personas su sustento.

Un informe reciente del Grupo de Trabajo COVID de la Casa Blanca anima a los funcionarios estatales a tomar medidas restrictivas para frenar la propagación del virus, pero DeSantis quiere mantener Florida abierta al público.

"Si un líder local quiere dejarlos sin trabajo, tiene toda la razón, les estoy impidiendo que hagan eso", dijo el gobernador en una conferencia de prensa, señalando a los trabajadores del restaurante Okeechobee Steakhouse de West Palm Beach. 

El gobernador estuvo de lado de los propietarios de las empresas que buscan sobrevivir de la crisis económica que generó la pandemia, y aseguró obstaculizar los esfuerzos de los líderes locales en toda Florida si intentaban cerrar negocios a medida que los casos de Covid-19 continúan aumentando.

Al reabrir el estado a fines de septiembre, DeSantis prohibió todos los cierres de negocios, diciendo que los floridanos tienen el "derecho a trabajar". Además, prohibió las multas individuales por mandatos de máscaras, aunque las empresas aún pueden ser multadas en el condado de Palm Beach si los clientes no usan máscaras y el distanciamiento social.

Mientras DeSantis se reunía con líderes empresariales, alcaldes y médicos de toda Florida se reunieron durante una llamada de zoom en la que instaron a los floridanos a quedarse en casa durante las vacaciones y usar máscaras.

Líderes de los condados de todo el estado le han pedido repetidamente al gobernador que anule algunos aspectos de sus órdenes ejecutivas y les permita instituir restricciones para combatir la propagación del virus.

“Nuestro gobernador nos ha quitado muchas de nuestras herramientas”, dijo el comisionado del Distrito 4 del condado de Palm Beach, Robert Weinroth, en una reunión de octubre.