Villa Marista, sede de la Policía política de Castro, es presentada como “un hotel donde la gente es tratada con ciertas atenciones”, según el crítico cubano Alejandro Ríos. ...