Soy joven y tengo mala memoria, ¿debo preocuparme?

 

¿Cuándo es normal olvidarse de las cosas, incluso de las inmediatas y cuándo no lo es? ¿Cuál es la delgada línea entre mala memoria, ser despistado o tener un problema neurológico?

Estas preguntas brotan de la cabeza de muchos, que siendo jóvenes y teniendo una vida totalmente activa sufren de largas lagunas mentales donde olvidan por completo lo que iban a hacer o decir. Y es que no se trata de no recordar un hecho histórico o un evento de años atrás, sino más bien de olvidarse por completo lo que se iba a hacer en lo inmediato, hace 2 segundos o 1 minuto.

La realidad es que en la actualidad debido al excesivo uso de redes sociales y smartphones, muchas veces las personas se distraen camino a hacer algo, porque reciben una notificación en su celular del Instagram, WhatsApp u otra app. Y se confunde mala memoria, con distracción. 

Andrew Budson, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, lidia con esta problemática intentando encontrar respuestas a las fallas de la memoria en  "Seven Steps to Managing Your Memory/ What's Normal, What's Not, and What tos Do about It". En su libro, arroja un dato que sorprende a más de uno: 

La memoria alcanza su punto máximo a los 20.

¿Qué es normal a qué edad?  según Budson.

Se producen tres cambios en la memoria que se consideran normales y forman parte del proceso natural de envejecimiento.

  1. Comienzas a necesitar que te repitan las cosas más de una vez para poder almacenarlo en tu memoria.

  2. Cuando intentas recuperar un recuerdo, a medida que envejeces, tardas un poco más en conseguirlo: digamos que te lleva más tiempo "encontrar" esa información.

  3. Necesitas una “pista” para poder recuperar esa información. 

 

 

Budson dice que estos tres cambios en la calidad de nuestra memoria pueden empezar a notarse desde tan pronto como a los 40 o los 50 años.

¿Qué no es normal?

Cuando existen problemas de memoria que no son normales, incluso cuando repites la información o le das tiempo a la persona para "buscarla", o le das pistas no logran recuperarla. Eso pasa, por ejemplo, en el caso de las personas que tienen Alzhéimer. Pero también hay que considerar que la memoria es amplia y los trastornos pueden ser variados más allá de los ya conocidos alzheimer y demencia senil. 

Trastornos como la depresión y la ansiedad, la falta de vitaminas, o el hipotiroidismo, entre otras, así como los efectos secundarios de ciertas medicaciones, pueden causar problemas de memoria, pero afortunadamente son males que pueden ser tratados.

Pues si consideras que tus lagunas están dentro del margen de lo normal… ten en cuenta los siguientes consejos para mejorar tu memoria:
 

  • Dormir bien y lo suficiente, para no estar cansados y permitirle al cerebro que realice su tarea de manera óptima.

  • Llevar una dieta saludable. Según Budson la única dieta que se ha demostrado repetidamente que es beneficiosa para el cerebro y por tanto para la memoria es la mediterránea, que incluye regularmente pescado, aceite de oliva, aguacates, frutas y vegetales, nueces, legumbres y cereales enteros.

  • Hacer ejercicio: "El ejercicio puede ayudar a mejorar el estado de ánimo tanto como cualquier antidepresivo", dijo Budson, "y también el sueño".

Tags