EEUU: La FDA invita a disminuir el consumo de sodio

​​​​​​​FDA presenta recomendaciones de carácter pedagógico para que la industria asuma hábitos más saludables y disminuya la cantidad de sodio que agrega a los alimentos.
Sal. Fotografía: Shutterstock
 

Reproduce este artículo

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) lanzó hoy una recomendación a los fabricantes de alimentos y a los locales de venta de comidas.

La invitación o solicitud de la FDA se dirige a reducir en un 12% la sal que se agrega a los productos comestibles y a las comidas preparadas a fin de evitar enfermedades cardíacas, la primera causa de muerte en este país.

La idea de la FDA es que su recomendación se adopte al menos por dos años y medio, en la fabricación y elaboración de alimentos, y que la ingesta de sal alcance una reducción de 12%.

“Lo que nos gustaría ver es que la industria alimentaria reduzca gradualmente el contenido de sodio” en los alimentos más comunes, según Janet Woodcock, comisionada interina de la FDA, para reducir las tasas de enfermedades cardíacas. Esta es la principal causa de muerte en los Estados Unidos.

Reducir el sodio en la dieta “tendría un gran impacto en la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares”, agregó Woodcock, quien también habló de estímulos, sin decir cuáles, para las empresas que cumplan con lo solicitado.

La ingesta elevada de sodio contribuye al riesgo de hipertensión arterial, ataques cardíacos y afectación en las funciones de los riñones (filtrar desechos y eliminar toxinas). A mayor consumo de sodio, menor capacidad de los riñones para eliminar los excesos de líquidos en el cuerpo, lo que lleva a presentar presión arterial alta y obliga al corazón a un mayor esfuerzo, con ello, aumenta el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia cardíaca.

La disminución en la ingesta de sodio puede reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Aunque los alimentos naturales contienen sodio en pequeñas cantidades, la mayor cantidad del sodio que consumen los estadounidenses proviene de alimentos envasados o preparados en los restaurantes.

El sodio está presente en alimentos que no se consideran “salados”, como el pan, las salsas para espaguetis, incluso en los aderezos para ensaladas.

La propuesta de disminuir la cantidad de sodio es voluntaria y extensiva a una amplia variedad de alimentos, desde comidas preparadas en cadenas de restaurantes hasta alimentos procesados en los estantes de los supermercados, pero también en alimentos para bebés.

El sodio, como indican las etiquetas de la mayoría de comidas e incluso bebidas, está presente en los alimentos procesados, sean dulces o salados. La guía se aplicará a más de 160 categorías de alimentos procesados, envasados y preparados, como salsa de tomate, productos lácteos y cereales para el desayuno, así como a las comidas de las cadenas de restaurantes.

En el documento titulado Orientación para la industria: metas voluntarias de reducción de sodio, la FDA también puntualizó que reconoce y respalda las funciones importantes que desempeña el sodio en la tecnología alimentaria y en los alimentos, para su seguridad y preservación.

Siguiendo los criterios de la FDA, es aconsejable que los adultos y en general las personas mayores de 14 años no superen un consumo de más de 2.300 miligramos de sodio por día, lo que equivale a aproximadamente una cucharadita de sal de mesa.

La recomendación se alinea con las sugerencias de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, que establecen la ingesta de reducción del riesgo de enfermedades crónicas de sodio.

Al invitar a una disminución de 12%, se lograría una ingesta de hasta 3.000 mg al día, superior al nivel deseado y aconsejable pero que en la práctica equivale a consumir 60 cucharaditas menos de sal al año. Los efectos redundarían en la disminución de la presión arterial alta que afecta a casi la mitad de todos los adultos estadounidenses.

En promedio, una persona consume alrededor de 3.400 mg de sodio al día, según registros de la FDA. “Más del 70% de la ingesta total de sodio proviene del sodio agregado durante la fabricación de alimentos y la preparación comercial de alimentos”.

La recomendación final de la FDA vuelve a la guía provisional que emitió en 2016 respecto a la cantidad de sal que las empresas deberían agregar a los alimentos y que la industria alimentaria ignoró, en gran medida, según confirmó NBC. Pero, como reitera Infobae en el reportaje, la nueva guía “no es vinculante, lo que significa que las empresas no están obligadas a realizar esas reducciones”.