Skip to main content

Secuestran a activistas cubanos: "Nos pusieron una capucha y nos inyectaron"

Venían caminando por las calles habaneras y, a la entrada del municipio San Miguel del Padrón, se detuvo un carro de color verde y los subieron violentamente al auto

Image
agentes le preguntaron sobre las reuniones de la disidencia en casa de Juana María Santos, coordinadora de la célula Por una Nueva Cuba Libre de la Unpacu
Montaje ADN Cuba | Agentes le preguntaron sobre las reuniones de la disidencia en casa de Juana María Santos, coordinadora de la célula Por una Nueva Cuba Libre de la Unpacu

Actualizado: 5 October, 2022

 

Dos activistas cubanos de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), Liván Michel Linares y su novia, Chabelys Santos, hija de la opositora Juana María Santos, fueron secuestrados en apariencia por agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civiles, en San Miguel del Padrón, La Habana.

Según relató Linares en un video difundido en Facebook, ambos venían caminando por las calles habaneras y, a la entrada del municipio San Miguel del Padrón, se detuvo frente a ellos un carro de color verde y varios hombres los subieron violentamente al auto.

"Me cogieron a mí y a mi novia, nos metieron en el carro, nos pusieron una capucha.  A mi novia y a mí nos metieron una inyección y nos empezaron a hacer preguntas (...) Fue como una droga, la inyección", denunció el joven opositor.

Al activista de Unpacu, los agentes, sin identificar aún, le preguntaron sobre las reuniones de la disidencia en casa de Juana María Santos, coordinadora de la célula Por una Nueva Cuba Libre de la Unpacu.

"Me preguntaron qué es lo que se hacía en casa de Juana, sugirieron que allí se estaba cuadrando una manifestación o que se habían organizado las que ya pasaron (...) Me amenazaron con mi familia, diciendo que saben que tengo una tía presa", añadió Linares.

Por su parte, la joven Chabelys Santos explicó que solo se dirigía con su novio a casa de su familia. "No vi para dónde nos llevaron, ni nada. Solo sentí que me inyectaron algo que no sé".

La activista contó que cuando se le pasó el efecto de la inyección no recordaba al detalle lo sucedido ni las preguntas que le hicieron. Además, tenía calambres y continúa en shock hasta la fecha.

Según el testimonio de la joven, se despertó en un hospital de La Habana donde los funcionarios tampoco le dieron explicaciones sobre la inyección que le habían administrado.

En los últimos días la represión ha aumentado en la isla como respuesta ante las protestas antigubernamentales iniciadas el 29 de septiembre anterior.

La organización Justicia 11J registra unas 26 detenciones hasta el momento, varias de ellas con uso de la fuerza.