Prensa oficial culpa a la “indisciplina social” del problema de la basura en La Habana

Un reportaje de Juventud Rebelde busca culpables al viejo problema de la basura en La Habana, y aunque reconoce que se necesita exista “una mayor constancia en la recogida de desechos”, achaca la mayor responsabilidad a los habitantes de la ciudad.

No pocas veces es la población la que contribuye al deterioro de la salud ambiental de la ciudad. Algunas personas destruyen los contenedores, o incluso los roban para fabricar otros utensilios”, dijo al diario de la Juventud Comunista Marlon Cruz, un residente en Marianao.

A esta realidad se suma la poca voluntad de otro grupo de la población de depositar la basura en el interior de los contenedores, pues prefieren optar por la vía más rápida de dejarla tirada en la calle”, añade la publicación.

El director de la Empresa de Servicios Comunales de La Habana, Onelio Ojeda, dijo que “la indisciplina social atenta contra la higiene colectiva”.

Ojeda reveló que el gobierno se encuentra “editando un Reglamento de 1994, que establece la cuantía de las multas y otras normas con el fin de sancionar a quienes no contribuyen a tener una ciudad más limpia”.

 

El reportaje pide que la comunidad “se implique en el proceso de higienización, pues entre todos debemos velar y exigir por un buen trabajo”.

La Habana genera más de 20 mil metros cúbicos de desechos diarios. De esta cantidad, alrededor de 10 500 es basura del sector residencial, de la cual se recoge el 90 %, de acuerdo con funcionarios citados por JR.

La ciudad cuenta con poco más de la mitad de los camiones colectores que requiere para lograr una recogida exitosa.

Los municipios de Habana del Este, Arroyo Naranjo y San Miguel del Padrón presentan las situaciones más críticas.

Este año “deben” entrar a Cuba 76 camiones colectores, 25 minicargadores, 45 camiones de volteo, cinco compactadores para volteo, 12 excavadoras y 16 motoniveladoras, de acuerdo con un informe de la Dirección Provincial de Servicios Comunales.

Los funcionarios aseguraron que antes de concluir el año “podremos dar solución al fenómeno que afecta desde hace varios años a nuestra capital, y permitirá que nuestro personal pueda recoger la totalidad de los desechos que produce La Habana”.

Sin embargo, el diario de la UJC aclara que todos los esfuerzos serán en vano “si los pobladores no contribuyen a la higienización de sus lugares de residencia”.