Pero con Gerardo hay que tener cuidado. Vigilará noche y día, cuadra a cuadra. Entrará de noche a jardines y parques buscando quién es revolucionario y ha logrado cultivar su calabaza ...