Ferrer desde prisión: “Juntos podemos alcanzar la libertad”

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) José Daniel Ferrer García llamó a su familia, desde la prisión de Mar Verde, y abogó por la unidad del pueblo cubano.
José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) José Daniel Ferrer García llamó a su familia, desde la prisión de Mar Verde, y abogó por la unidad del pueblo cubano para lograr la democracia.

Según reportó Radio Televisión Martí, el opositor dijo que "Juntos podemos alcanzar la libertad, la democracia para todos los cubanos".

También mencionó la razón de esa unidad: 

"Mientras más unidos estemos todos, olvidando pequeñas diferencias, más fuertes seremos", expresó el disidente, apresado desde el 11 de julio en la ciudad de Santiago de Cuba.

En la conversación con esposa Nelva Ismarays Ortega, Ferrer contó que su salud está deteriorada en la cárcel, presenta dolores permanentes en la cabeza y “escalofríos y temblores”.

El preso político no tiene permitido escribir en el centro penitenciario, por ello asegura que es “el único ser humano preso en el hemisferio occidental al que no le permiten tocar un lápiz y un papel en cuatro meses”.

Ayer el grupo político Renew Europe del Parlamento Europeo (PE) se pronunció a favor de su excarcelación y pidió al régimen cubano el cese del aislamiento del disidente.

La vicepresidenta del PE de origen checo Dita Charanzová recordó que en “noviembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución contundente sobre la situación de José Daniel Ferrer. Dos años después, y su situación no ha hecho más que empeorar. La UE debe actuar inmediatamente para ayudarle a él y a los cientos de otros presos políticos en Cuba”.

Hasta el 8 de noviembre Ferrer solo había tenido acceso a dos llamadas. En ellas ha comunicado que está en una celda sin ventilación, con una bombilla encendida las 24 horas del día; sufre de unos 'ataques sónicos'; no ve la luz del sol; sufre de intensos dolores de cabeza, sangrado bucal, falta de aire, perdida de la visión.

Durante los cuatro meses de prisión solo ha podido recibir la visita de su hijo José Daniel Ferrer Cantillo el pasado 8 de octubre y se refiere que ha sido victima de torturas por parte del régimen.

La organización Prisoners Defenders (PD) hizo un llamamiento a favor del disidente y acotó que este “No recibe tratamiento médico alguno, salvo la administración mediante engaño de una droga psico-activa, Alprazolam, que provoca falta de aire, inclinación al suicidio y alteraciones de la consciencia, como veremos".