“Sergio”: el estreno de Netflix que protagoniza Ana de Armas
La cubana Ana de Armas, que ya es uno de los grandes referentes latinos en Hollywood, estrenó en Netflix la cinta "Sergio", informó la agencia
Ana de Armas en "Sergio"
 

Reproduce este artículo

La cubana Ana de Armas, que ya es uno de los grandes referentes latinos en Hollywood, estrenó en Netflix la cinta "Sergio", informó la agencia EFE

Ella misma se mostró sorprendida de que la inspiradora y desgraciada historia del gran diplomático brasileño Sergio Vieira de Mello no hubiera llegado antes a la pantalla.

"Los latinos ya estábamos tardando en hacer una película como esta sabiendo que cuesta tanto romper los estereotipos en el cine y enseñar historias de latinos con este tipo de valores", argumentó la actriz.

"Yo no tenía ni idea de la historia de Sergio Vieira de Mello, fue un descubrimiento absoluto. Por eso me enamoré del guion, fui corriendo a casa del director Greg Barker, me senté en su cocina y le dije: 'No puedes ver a ninguna actriz más para Carolina Larriera, soy yo, lo tengo que hacer', ", dijo entre risas.

A Ana de Armas le ha tomado esta crisis sanitaria en plena promoción de "Sergio", que protagonizó junto a Wagner Moura y que se estrenó en el Festival de Sundance.

"¿Cómo defiendes ahora una película o cómo le dices a la gente que vea algo cuando realmente todo el mundo está preocupado por su salud? Es muy difícil romper con todas estas noticias", añadió.

"Sergio" es un filme biográfico centrado en Sergio Vieira de Mello, un diplomático brasileño que trabajó durante décadas para las Naciones Unidas en la resolución de conflictos en lugares como Camboya o Timor Oriental y que murió en un atentado en Irak en 2003 cuando era el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

"A pesar de la tragedia y lo triste que es, creo que es una historia positiva, de amor. Y habla de un hombre increíble, que dedicó su vida a buscar la paz y el entendimiento y a ponerse en situaciones de riesgo en lugares de conflicto muy complicados", destacó.

De Armas se metió en la piel de la argentina Carolina Larriera, una economista que abandonó Wall Street para dedicarse al trabajo humanitario y que encontró en el diplomático brasileño a su alma gemela.