Ministro de economía califica tiendas MLC como "medida de justicia social"

Según Alejandro Gil, las tiendas en MLC salvaron a la economía cubana al garantizar divisas para comprar productos que luego se vendieron en los establecimientos en pesos cubanos.
Alejandro-Gil
 

Reproduce este artículo

El ministro cubano de Economía, Alejandro Gil, declaró que la apertura de las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) fue "una medida de justicia social", sin la cual la red de comercios en moneda nacional habría colapsado.

“Aunque muchos no lo vean así, se trata de una medida de justicia social, porque nos permite la redistribución de la divisa en función del aprovisionamiento de la red comercial en pesos”, dijo el titular de la cartera en entrevista con la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

También dijo que “de no haber existido las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) la situación económica del país sería más compleja aún, y también mucho menos las ventas en pesos de bienes y servicios a la población, dado el alto desabastecimiento de la red comercial”.

La apertura de estos establecimientos tuvo como objetivo “evitar la salida del país de la divisa por personas naturales, entonces abastecedoras del mercado interno, captarla y utilizarla en función del desarrollo de la industria nacional y para mantener un nivel estable de ofertas en pesos; pero nadie calculó que una epidemia complejizaría aún más la situación”.

“En octubre de 2021 —añadió—, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, expliqué que de las ventas en MLC se habían utilizado más de 300 000 000 de dólares para aprovisionar de mercancías la red del comercio en moneda nacional, por lo cual habría que preguntarse cuál sería el escenario de no haberse habilitado esas tiendas, pese a las limitaciones que se generan”.

El ministro insistió en que las tiendas tienen "carácter transitorio" y agregó que "su objetivo se está cumpliendo", pero acotó que "su periodo de tiempo dependerá de la recuperación de la economía y de que podamos dotar al peso cubano de una capacidad real de compra".

 

Régimen cubano construyó 12 000 habitaciones de lujo en seis años

 

A pesar de la crisis económica, el régimen cubano construyó en 6 años más de 12 000 habitaciones de lujo en toda la isla, entre 2014 y 2020.

Los datos más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONEI) aseguran que entre 2017 y 2019 Cuba construyó 57 hoteles nuevos. Esta actividad es sorprendente, pues al mismo tiempo que aparecen nuevas instalaciones, la ocupación hotelera ha disminuido: en 2017 era del 42%, y en 2020, del 14.7%.

En 2020, incluso bajo los efectos de la crisis económica agudizada por la pandemia del coronavirus, Cuba invirtió el 45% de sus recursos en edificaciones para la industria turística, reporta Diario de Cuba.

En los últimos seis años (2015-2020), las inversiones en el sector turístico cubano han pasado de 1575 millones de pesos a 4139 millones de pesos, lo cual representa un crecimiento de 162%.

“En esos seis años se han invertido un total de 17 614 millones de pesos, una cifra descomunal en un país que no tiene recursos para comprar medicinas ni alimentos”, destaca el citado medio.