Autoridades amenazan a mujeres y niños con ser desalojados de un local en Habana Vieja

 La vivienda fue una de las crisis sociales denunciadas por el entonces abogado Fidel Castro durante el alegato de autodefensa titulado "La historia me absolverá". Evidentemente la historia que él mismo ayudó a construir le ha jugado una mala pasada a su pueblo tras hacerse oídos sordos ante una realidad aplastante resultado de una Revolución Socialista inútil e inservible.

Varios son los casos que se han dado en la isla respecto a la crítica situación de la vivienda en Cuba. Tal es el caso de cinco mujeres y doce niños habaneros los cuales se introdujeron en un local abandonado en el municipio de La Habana Vieja para reclamar sobre la difícil situación de vivienda que enfrentan. Por su parte las autoridades del municipio de Habana Vieja amenazan con desalojar a estas familias entre las cuales se encuentra una embarazada.

Las mismas -según informa Cubanet- irrumpieron desde el pasado jueves en un sitio ubicado en la calle Inquisidor número 405 entre Sol y Santa Clara pues según informan el local se encontraba abandonado desde hacía ya algún tiempo.

“Tenemos serios problemas de vivienda y esto estaba abandonado.  Aprovechamos que el muchacho que anteriormente tenía un gimnasio aquí, abrió la puerta y pudimos colarnos, pero no rompimos nada”, explicó Ariadne Ceballo Domínguez quien asegura además que desde el momento en que se introdujeron en el inmueble lo único que han recibido por parte de las autoridades son amenazas de sacarla del lugar violentamente, una decisión que aseguran no tolerarán tras advertir “Hemos sellado la puerta con candados, tubos, con un montón de cosas y si intentan sacarnos nos vamos a dar candela todos aquí adentro”

De igual manera Lidian Renet Díaz da fé que las autoridades incluso las amenazaron con darles golpes si no desalojaban el espacio por su propia voluntad tras destacar que las mantienen bajo vigilancia absoluta con custodios de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

“Freddy, el presidente del gobierno, dijo incluso que nos mataría si era preciso, pero que nos iban a sacar de aquí, y para ello buscaría a las Marianas (mujeres militares)”, dijo Lidian quien junto a Yaquelín Raudel Gómez explicaron que el albergue donde residen actualmente se encuentra en muy malas condiciones y ante el temor de que se desplome con ellos dentro decidieron introducirse en el local que se encontraba vació y era territorio de nadie.

“Todos los días caía arenilla del techo, por lo que teníamos que dormir en el pasillo yo y mis tres hijos,  a la intemperie. Por eso nos fuimos.  Hay que matarme para sacarme de aquí”, aseguró Yaquelín.

Yeima de los Santos Vásquez,  quien se encuentra en estado de gestación, asegura que no saldrá de allí, pues donde reside le es imposible parir a su bebé por las malas condiciones constructivas.

“Yo tengo 10 semanas de embarazo y aunque nos han amenazado con sacarnos por la fuerza no voy a salir, porque yo no voy a vivir más donde peligra mi vida y la de mis hijos”, dijo la mujer.

A Ariadne Ceballos, Lidian Renet, Yaquelin Raudel, Yeima de los Santos y Reyna Sierra Duvergel, quienes perdieron sus casas por diferentes causas, el gobierno las ubicó en locales que funcionan como albergues, pero no cuentan con las condiciones habitacionales necesarias para vivir un ser humano.

Según informó con anterioridad el sitio oficialista Cubadebate, el déficit habitacional en Cuba asciende a 929  695 viviendas. En tanto, La Habana es una de las provincias más afectadas con dicho déficit que suma las 185  348 viviendas.