Un mural de la cubana Carmen Herrera llega a las calles de Nueva York
La pieza, titulada "Un Dos Tres", de más de 16 metros de largo y 5 de alto, podrá verse en la fachada del Colegio Artístico y Académico de Manhattan Oriental, en el East Harlem
Uno Dos Tres Carmen Herrera

Un enorme mural de la cotizada artista cubana Carmen Herrera, de 104 años, embellecerá desde finales del próximo mes de abril a las calles de East Harlem, en Nueva York, una de las zonas donde se concentra la mayor población latina de Manhattan.

La pieza, titulada "Un Dos Tres" y de más de 16 metros de largo y 5 de alto, podrá verse en la fachada del Colegio Artístico y Académico de Manhattan Oriental, cuyos alumnos se encargarán a partir del 18 de abril de ejecutar la obra, diseñada especialmente por Herrera para esta ocasión.

En concreto, serán los estudiantes que forman parte del programa Publiclor de este centro, que ofrece clases de arte a jóvenes que pertenecen a comunidades en riesgo de exclusión.

"Estoy muy orgullosa de ofrecer esta imagen al Harlem Español (como se conoce la zona)", dijo en un comunicado Herrera.

"En particular, estoy orgullosa de que los estudiantes de Publicolor, muchos de los cuales hablan español, como yo, sean quienes lo crean", agregó la cubana, cuya obra no empezó a ser reconocida hasta sus 89 años.

"Un Dos Tres" es una "adaptación libre" que ha llevado a cabo la artista de una pintura ejecutada en 1987 que tituló "Diagonal" y cuenta con lineas en blanco y negro que forman varias figuras cuadradas y romboidales.

"Seleccioné varias imágenes y reduje mis opciones a la que mejor se adaptaba al lugar específico y, sobre todo, a la que supusiera un reto y que motivara a los estudiantes que lo están haciendo", explicó Herrera.

"Mi principal objetivo es de alguna manera comunicar a los estudiantes lo que la imaginación y el trabajo en grupo pueden conseguir", añadió.

Se espera que la obra esté completada antes del 105 cumpleaños de Herrera, el próximo 30 de mayo.

El nuevo proyecto, dice Publicolor en el texto, no sólo lleva el trabajo de Herrera a las calles, sino que da mucha vida a una zona falta de belleza visual.

No es la primera vez que el trabajo de la artista centenaria puede verse en un espacio abierto de Nueva York, ya que en julio de 2019 el Fondo de Artes Públicas de la ciudad mostró en la exhibición "Estructuras Monumentales" cinco grandes esculturas coloridas en los jardines del Ayuntamiento neoyorquino.

Nacida en Cuba en 1915, Herrera se trasladó a vivir inicialmente a París después de la Segunda Guerra Mundial, donde perfeccionó su minimalismo y su abstracción geométrica, para mudarse en los años 50 a Nueva York, donde reside desde entonces.

Aunque formaba parte de la sociedad artística neoyorquina, su trabajo fue ignorado en buena parte hasta sus cerca de 90 años, y recientemente ha pasado a ser considerada como una de las figuras más importantes del movimiento abstracto y del minimalismo.

El ascenso de Herrera ha llevado a que algunas de sus obras se hayan vendido por cifras millonarias, y en marzo de 2019 su cuadro "Blanco y Verde" alcanzó los 3,9 millones de dólares en una subasta que Sotheby's celebró en Nueva York.

El óleo, pintado entre 1966 y 1967, superó con creces las expectativas más elevadas que situaban su precio máximo en 2,8 millones de dólares.