Lenin, el dictador que pocos conocen en Rusia
El historiador Lev Danilkin publicó en 2017 la última biografía del líder revolucionario, un libro monumental que le llevó cuatro años escribir
Lenin
 

Reproduce este artículo

La Unión Soviética cayó hace 30 años y con ella uno de sus símbolos: Vladimir Lenin. Hoy los rusos conocen poco sobre esa figura, una de las más estudiadas de su historia fuera del país. Hay opiniones realmente fantásticas sobre Lenin: algunos dicen que era un espía alemán.

El historiador Lev Danilkin publicó en 2017 la última biografía del líder revolucionario, un libro monumental que le llevó cuatro años escribir. Es un experto en el famoso bolchevique, podríamos decir que un “leninólogo”. En entrevista con BBC comentó algunos rasgos históricos característicos de Vladimir Ilich.

Lenin, el modernizador

En Rusia, el marxismo llegó como una ideología occidental. Lenin era marxista y, por lo tanto, se puede afirmar que era un “occidentalizador”. Su deseo de reconstruir Rusia sobre la base de la ciencia, incluso el enfoque cientificista del marxismo fueron occidentalización pura.

En los tiempos de Lenin, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, Rusia tenía mucho en lo que ponerse al día. Los marxistas querían modernizar Rusia según los estándares occidentales, para acelerar el desarrollo del capitalismo y crear las llamadas “condiciones objetivas” para el futuro del socialismo.

Los amores de Lenin

Lenin estuvo casado con Nadezhda Krupskaya, pero son de larga data los rumores de que tuvo una aventura con una compañera revolucionaria, Inessa Armand.

La posible evidencia de su infidelidad se basa en las sospechas de sus contemporáneos, registradas en varias memorias escritas por ellos entre los años 1920 y 1930, así como en el relato de que en el funeral de Armand, Lenin caminó detrás de su ataúd tragando lágrimas.

Por su parte, su esposa fue una gran influencia para él y también habría influido en su relación con otras mujeres. Es importante recordar que ella era una persona de mentalidad independiente y no una presencia nominal en su vida.

Se puede decir con certeza que el círculo íntimo y buena parte de las relaciones del líder ruso fueron controladas por Krupskaya. Es muy dudoso que Krupskaya hubiera consentido que su esposo tuviera una amante.


Lenin, el arrepentido

Es cierto que Lenin se debilitó mucho físicamente en los últimos meses de su vida, a lo largo de 1923 y principios de 1924. Sin embargo, no parece que haya experimentado ninguna degradación intelectual y menos una capitulación política.

Según Danilkin, a Lenin le molestó mucho cómo había crecido el Estado soviético en 1922.

Los herederos de Lenin

Lenin tenía una larga lista de sucesores potenciales: Preobrazhensky, Osinsky, Krestinsky, Trotsky, Stalin, Rykov, entre otros. Por lo tanto, reducir el dilema de Lenin a la elección entre Trotsky y Stalin es una simplificación, una distorsión de la verdad.

Por supuesto, Lenin tiene responsabilidad sobre lo que pasó con Stalin y el terror que desató. Esta es una conversación larga, hay muchos matices importantes, pero es indiscutible que el líder histórico tenía tendencias autoritarias.