“La escena final de Clandestinos nunca fue ensayada”, dijo Fernando Pérez a Haydée Milanés
El director de Clandestinos confesó que la última escena del filme no fue ensayada, y reconoció cuánto aprendió de Susana Pérez y Luis Alberto García.
“La escena final de Clandestinos nunca fue ensayada”, dijo Fernando Pérez a Haydée Milanés
 

Reproduce este artículo

Como parte de un diálogo entre la intérprete Haydée Milanés (anfitriona) y el cineasta Fernando Pérez (invitado) sobre el emblemático filme Clandestinos, protagonizado  por Luis Alberto García e Isabel Santos,  el reconocido director elogió a estos dos actores cubanos y detalló partes del proceso de realización de la película.

"Nos preparamos bien,  sobre todo ellos. Fueron cinco o seis noches con sus madrugadas de filmación en una misma locación. Allí empezamos a trabajar la memoria emotiva y ellos lloraban  para estar realmente destruidos como los personajes. Fue muy intenso”, dijo  Fernando.

“Ellos fueron muy condescendientes.  Ensayamos todo menos la escena final, que es muy dramática", dijo

No obstante, aseguró que lo ensayaron todo menos la escena final.

Clandestinos fue un estreno de 1987,  justo el que marcó el debut como director de Fernando.

 

La trama de esta película cubana está atravesada por la lucha de un grupo de jóvenes contra la dictadura de Fulgencio Batista.

En la escena final, esa que dice Fernando no ensayaron, los militares de Batista asesinan al personaje de Ernesto (Luis Alberto García), frente a su pareja Nereida, llevada a escena por Isabel Santos.

“Cuando matan a Ernesto,  Isabel va hacia donde  está el cadáver. En el guión  estaba que gritara algo a los policías, a los asesinos pero Isabel no gritaba y hace lo que nunca hace un actor: mirar a cámara y hacer la señal de corte. Ella se levantó y ahí fue cuando empezó  en un ataque de nervios.  Se cayó en el piso  y fue ese el momento en que el actor traspasa una frontera y pasa a vivir realmente lo que está ocurriendo... Me acerqué a ella,  la abracé, pero a mí me hacía falta  que ella gritara.  Le dije que mañana o pasado regresaríamos para terminar y me respondió que para ella se acabó la película. Nos fuimos y yo seguía con esa obsesión y fui al día siguiente a su casa y ella se  había pelado. Lo dejamos así pero para mí esa era una deuda de Isabel. Luego  el editor vio lo que habíamos filmado y me dijo que ahí estaba todo. Isabel tenía razón”, cuenta a la distancia de los años el director de cine.

Explica que fue una lección para él este trabajo con Isabel y Luis Alberto porque con ellos ha aprendido, dijo,  que "el actor trabaja con las emociones y las emociones no se dirigen”.

A Fernando Pérez, a cargo de Suite Habana, La vida es silbar, Hello Hemingway y José Martí, el ojo del canario, lo consideran actualmente el director más importante del cine cubano.  Dirigió la  Muestra Joven hasta que se hicieron insostenibles las  desavenencias con el ICAIC (Instituto Cubano de Cine e Industria Cinematográficos)  por la censura de obras.