Madre cubana reclama por su pequeña, víctima de negligencia médica

La pequeña tiene una parálisis y braquial del lado derecho, un atraso sicomotor del desarrollo, y una escoliosis que le está perforando un pulmón
 

Reproduce este artículo

Yanisleidys González, residente en el municipio Quemado de Güines, Villa Clara, denunció ante las cámaras de ADN Cuba, una negligencia médica cometida con ella y su niña pequeña.

Según contó a la revista, el lamentable hecho ocurrió en el hospital de Sagua la Grande, el 28 de diciembre de 2018, cuando la mujer de 26 años se puso de parto de su segundo hijo.

Le realizaron un parto inducido, pese a que llegó con papeles al centro hospitalario explicando que había que realizarle una cesárea debido a que era un embarazo de riesgo.

Esto no fue relevante para las autoridades sanitarias y le provocaron un parto natural.

"Doy a luz a mi hija prácticamente muerta; me llevan al salón y me dan las felicidades por haber parió una niña de 11 libras. La niña estuvo tres minutos sin respirar", añadió González. 

Desde esa fecha el calvario no termina. Prácticamente han pasado todo el tiempo en hospitales, ya que la niña constantemente tiene que ser asistida para sobrevivir.

La pequeña tiene una parálisis y braquial del lado derecho, un atraso sicomotor del desarrollo, y una escoliosis que le está perforando un pulmón.

En una ocasión tivo que permanecer grave en Terapia Intensiva por 21 días, ventilada y le practicaron una traqueotomía.

La madre tiene que batallar ante la falta de recursos para su cuidado, en un país donde escasea tanto la comida, como los medicamentos y el transporte.

Pidió una licencia indefinida sin sueldo y es poco lo que económicamente puede hacer por su hija.

"Hace dos semanas no me envían nada para curarla. Ya no sé qué voy a hacer, a donde acudir", lamenta.

En uno de sus viajes a hospitales de Santa Clara, luego de la consulta se quedó sin medios para regresar a su pueblo con la niña, que lo único que había ingerido era un jugo en todo el día y ya pasaba de las 3 de la tarde.

La abuela llamó al Consejo de Estado, y se comunicaron con Villa Clara, dijeron que el caso iba a ser resuelto en pocos minutos y pasó una hora y media sin transporte para regresar a la casa.