La Fiscalía de Holguín procesa a 22 personas por "propagación de epidemia"
Una nota de la institución precisa que se ha procesado a tres personas por actos de agresión física o intimidatorios contra funcionarios u operarios de la campaña antivectorial.
Fumigador de la campaña contra el aedes aegypti

La Fiscalía Provincial de Holguín ha procesado a 22 personas en 11 denuncias por el delito de propagación de epidemia, informó la institución en una nota.

Las causas que con mayor frecuencia han motivado esas medidas son la negativa a permitir la fumigación de la vivienda o no esperar el tiempo necesario para proceder a abrirla, una vez efectuada la misma, así como la resistencia a cumplir las indicaciones ante la detención de un foco de mosquitos, oponerse a las labores de higienización ante condiciones de insalubridad y negarse al ingreso hospitalario ante la presencia de síntomas de enfermedad transmitida por el vector.

La nota, citada por el medio independiente Cubanet, precisa que han resultado procesadas tres personas al realizar actos de agresión física o intimidatorios contra operarios, funcionarios y otras personas vinculadas a la campaña antivectorial.

En el mes de septiembre se produjeron cinco de estos hechos que provocaron dos denuncias en el municipio de Holguín y una en los municipios “Rafael Freyre”, Moa y Banes.

Como resultado de lo anterior, se han aplicado en el año multas administrativas a ocho personas en cuantía que oscilan entre 200 y dos mil pesos en moneda nacional.

Asimismo, los tribunales de Holguín han impuesto una sanción de trabajo correccional sin internamiento, una de limitación de libertad y una multa. Seis denuncias se encuentran aún en fase investigativa.

En septiembre el gobierno de Holguín reconoció la propagación del dengue y el Zika en la provincia.

En una reunión extraordinaria del Grupo Temporal de Enfrentamiento al cólera, arbovirosis y al Aedes Aegypti, el primer secretario del Partido Comunista en la provincia, Ernesto Santiesteban, reconoció que la situación epidemiológica era crítica.

El funcionario achacó el aumento de los casos a la poca percepción de riesgo de la población, la baja calidad de las inspecciones, las informaciones falsas, las dificultades en la cadena de mandos, el hecho de que no se ingresen todos los casos con fiebre que se detectan y el alto número de casas cerradas que hay en el territorio.