Financial Times: Sherritt afectada por nuevas restricciones a Cuba

La empresa canadiense se vio obligada a interrumpir el suministro de diésel a la mina de níquel que explota en Moa.
Planta de Sherritt en Moa
 

Reproduce este artículo

La minera canadiense Sherritt International ha empezado a sufrir las nuevas sanciones norteamericanas contra Cuba, informó este martes el diario Financial Times.

Durante el tercer trimestre de este año, la empresa se vio obligada a interrumpir el suministro de diésel a la mina de níquel que explota en Cuba y tiene en suspenso varios de los pagos clave en moneda extranjera.

La empresa con sede en Toronto, que opera la mina de níquel en Moa como una empresa conjunta con el gobierno cubano, se vio obligada a adoptar medidas más conservadoras, incluida la reducción de camiones mineros, ya que las recientes sanciones de los EEUU a los envíos de petróleo a la isla empeoraron la escasez de combustible.

Las medidas redujeron la producción de sulfito mixto, aunque la producción de níquel no se vio afectada. La producción de sulfuros mixtos ha vuelto a la normalidad y el acceso al suministro de combustible volvió a la normalidad en el cuarto trimestre, dijo la compañía en una llamada con inversores el viernes.

Mientras tanto, las nuevas medidas económicas de la Administración Trump han sofocado el flujo de efectivo que Cuba debe pagar a Sherritt.

"Las sanciones de Estados Unidos siguen siendo una preocupación para nosotros", dijo el presidente ejecutivo de Sherritt, David Pathe, en una llamada con analistas la semana pasada. "Existe la posibilidad de que aumenten las sanciones en los próximos meses y eso dificulta aún más nuestra capacidad de pronosticar el tiempo de las cuentas por cobrar cubanas, la recepción de efectivo en cuentas por cobrar cubanas de nuestros socios cubanos en el negocio del petróleo y la energía".

La administración Trump activó en abril el Título III de la Ley Helms-Burton de 1996, la base legal del embargo de Estados Unidos contra Cuba. La disposición, que estuvo suspendida durante décadas, permite a cubanoamericanos cuya propiedad fue confiscada por el gobierno cubano con la revolución de 1959 demandar en los tribunales estadounidenses a cualquiera que "trafique" u obtenga un beneficio económico de esa propiedad.

Aunque hay un reclamo certificado de $ 88.3 millones sobre la mina de níquel Moa de Sherritt, la compañía ha estructurado sus operaciones para evitar tener presencia en los EE. UU. Donde se presenta el reclamo. Y los cambios realizados en 1996 a la Ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA) de Canadá establecen que cualquier fallo realizado bajo el embargo de los Estados Unidos no será reconocido ni aplicado en Canadá.

Todo ello no ha protegido a Sherritt de un aumento de las restricciones de EEUU.

En un esfuerzo por castigar a La Habana por sus estrechos vínculos con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, la administración Trump limitó los viajes desde Estados Unidos a Cuba, prohibió la entrada de cruceros estadounidenses a los puertos cubanos, impuso sanciones a las compañías navieras y restringió la capacidad de los estadounidenses de enviar remesas a la familia en el campo. Las medidas han limitado la inversión extranjera en Cuba, restringido el acceso a suministros y equipos y reducido la disponibilidad de divisas, dijo Sherritt.

Eso ha dificultado que la nación caribeña sea capaz de pagarle a Sherritt, su mayor inversor privado en el sector energético.

"Cada una de las nuevas medidas impacta la capacidad de Cuba de atraer reservas de divisas en el país y ejerce más presión sobre su situación de liquidez y, por lo tanto, más presión sobre su capacidad para pagar nuestras cuentas por cobrar", dijo Pathe a los inversores.

Los socios cubanos de Sherritt están actualmente atrasados ​​en pagos por US $154.8 millones, aunque la minera canadiense recibió su inyección mensual de US $ 2.5 millones, dijo en una nota el analista del National Bank de Canada, Don DeMarco.

El momento en que Cuba pague la deuda tendrá implicaciones para la liquidez de Sherritt y su "capacidad de pagar (o refinanciar) el primer tramo de deuda corporativa de $ 170 millones de dólares canadienses, que vencerá en 2017", agregó.