Gobierno de Estados Unidos levanta restricciones de vuelos a provincias cubanas

El gobierno de Biden levantó este miércoles las restricciones de vuelos a Cuba, incluida la prohibición a las aerolíneas estadounidenses de viajar a aeropuertos fuera de La Habana
Bienvenida a aerolínea estadounidense en aeropuerto cubano. Foto de Archivo: Reuters
 

Reproduce este artículo

El gobierno de los Estados Unidos levantó este miércoles las restricciones de vuelos a Cuba establecidas durante el mandato del expresidente Donald Trump, incluida la prohibición a las aerolíneas estadounidenses de viajar a aeropuertos cubanos que se encuentren fuera de La Habana, según reporte de la agencia Reuters.

El Departamento de Transporte de Estados Unidos (Usdot, por sus siglas en inglés) emitió la orden con efecto inmediato a petición del secretario de Estado Antony Blinken. El alto funcionario aseguró que la Administración Biden tomó la medida “en apoyo al pueblo cubano y en los intereses de la política exterior de Estados Unidos”, según informó Reuters.

La Casa Blanca había anunciado este movimiento el mes pasado, como parte de un cambio de su política hacia Cuba. Las restricciones de aviación estaban vigentes desde los años 2019 y 2020, e incluían prohibir a las aerolíneas estadounidenses volar a ocho aeropuertos internacionales en Cuba fuera de La Habana, incluidos los de Camagüey, Cayo Coco, Cayo Largo, Cienfuegos, Manzanillo, Matanzas y Santiago de Cuba.

Mike Pompeo, entonces secretario de Estado, alegó en su momento que Cuba “utiliza el turismo y los fondos para viajes para financiar sus abusos e interferencias en Venezuela. No se puede permitir que los dictadores se beneficien de los viajes de Estados Unidos”.

Bajo el gobierno de Trump, el Usdot permitió vuelos chárter públicos autorizados hacia y desde La Habana y otros vuelos chárter autorizados “para fines médicos de emergencia, búsqueda y rescate, y otros viajes que se consideren de interés para los Estados Unidos”.

La Administración Biden anunció el 16 de mayo nuevas medidas de su política hacia Cuba, que incluyen, entre otras, el aumento del límite permitido de remesas, el restablecimiento de vuelos chárter y regulares a provincias de la isla y el aumento del procesamiento de visas en la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Se autorizarían “vuelos regulares y chárter a localidades fuera de La Habana”; y harán cambios en las normas “para restablecer los viajes grupales de persona a persona y otras categorías de viajes educativos grupales, así como ciertos viajes relacionados con reuniones profesionales e investigación profesional”. 

Según un comunicado del Departamento de Estado, estas medidas fueron tomadas para “aumentar el apoyo al pueblo cubano en línea con nuestros intereses de seguridad nacional. El pueblo cubano enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes, y nuestra política continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”.

Personalidades de la política en EE. UU. criticaron a mediados de mayo a la Administración Biden tras el anuncio del paquete de medidas. En un comunicado, Bob Menéndez, senador demócrata de origen cubano, rechazó la decisión de restablecer la autorización para algunos tipos de viaje que el expresidente Donald Trump había restringido, como aquellos con supuestos fines educativos o profesionales, así como los de grupos de estadounidenses que harían contactos con el pueblo cubano.

De acuerdo con Menéndez, presidente del comité de Exteriores del Senado, esos viajes equivalen a turismo regular, oficialmente prohibido para los ciudadanos estadounidenses por el embargo económico al régimen comunista. “Seamos claros, aquellos que aún piensan que incrementar los viajes servirá para fomentar la democracia en Cuba están simplemente negándose a reconocer la realidad”, afirmó el senador demócrata.

Menéndez afirma que “durante años, Estados Unidos alivió de manera estúpida las restricciones de viaje con el argumento de que millones de dólares estadounidenses traerían la libertad y nada cambió. Y como advertí entonces, el régimen se rió de cualquier promesa de aflojar su férreo control sobre el pueblo cubano y terminamos ayudando a financiar la maquinaria detrás de su continua opresión”.

Su colega Marco Rubio, miembro republicano de mayor rango en el subcomité del Senado dedicado a América Latina, afirmó en Twitter: “El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba”.

Por su parte, el congresista Mario Díaz-Balart dijo estar “indignado” porque el actual gobierno de los Estados Unidos “haya decidido debilitar las sanciones y apoyar a la brutal dictadura cubana”.

 

Portada: imagen de archivo (Reuters)