¡Al fin el libertad! Dos ballenas belugas conocen el mar tras ser rescatadas de un laboratorio ruso
Las ballenas habían vivido toda su vida en un laboratorio de investigación en Rusia, en un pequeño espacio reducido en el que ni siquiera podían nadar, ellas se limitaban a flotar para mantenerse con vida
Ellas jamás habían nadado en aguas profundas
 

Reproduce este artículo

Dos ballenas belugas están de vuelta al lugar donde nunca debieron salir, el mar. Ahora, tras varias semanas de permanecer en una piscina dentro del santuario, con el propósito de que se adaptaran a la temperatura del agua y acumularan más grasa para su nueva vida, fueron liberadas.

Little Gray y  Little White han permanecido juntas desde que fueron rescatadas en Rusia y ahora vivirán en un espacio natural abierto, gracias a la organización  Whale and Dolphin Conservation.

Estos dos cetáceos fueron trasladados el viernes 7 de agosto a una piscina de aclimatación antes de pasar a ser las primeras inquilinas del santuario marino construido en la bahía de Klettsvik, junto a las islas Westman, en el sur de la costa de Islandia.

“El equipo de expertos y los veterinarios independientes estuvieron con Little Grey y Little White durante todo el traslado y dijeron que están sanos y se están alimentando bien después del corto viaje desde su centro de cuidados en tierra de regreso al mar”, detalla en su página en internet Whale and Dolphin Conservation, una de las organizaciones que ha liderado el proceso de recuperación de estas dos belugas.

“Esta es la primera vez que Little Grey y Little White están en el mar desde que fueron recuperadas de un centro de investigación de ballenas ruso en 2011”, indicó la entidad conservacionista.

Las dos ballenas atravesaron tímidamente las redes que las separaban de su libertad y pronto descubrieron la inmensidad de la naturaleza. Los investigadores instalaron unos pequeños equipos de monitoreo para hacerles seguimiento. Se espera que en los próximos meses se logren otros milagros como estos.