Régimen cubano intenta ocultar situación de Caimanera ante rumores de éxodo masivo

Los rumores de un éxodo masivo en Cuba, a través de la Base Naval de Guantánamo, ha obligado al gobierno cubano “a la militarización del municipio de Caimanera, con efectivos de Tropas Especiales, incremento de Tropas Guardafronteras y controles policiales para impedir el acceso a este territorio”, según un reporte de Jorge Enrique Rodríguez, corresponsal del diario español ABC en la Isla.

Rodríguez intentó viajar a Guantánamo el pasado 21 de marzo, pero fue detenido por agentes de la Seguridad del Estado en el punto de control que limita a las provincias de La Habana y Mayabeque.

Durante el interrogatorio, el agente que lo entrevistaba “le dejó entrever que mi detención era una medida que estarían aplicando a todos los periodistas independientes que intentasen llegar al oriente del país, fundamentalmente a Guantánamo y Holguín”.

También le aseguró “que existía un listado de todos los periodistas independientes, y que en cada provincia se había tomado la medida de ser interceptados en caso de dirigirse hacia zonas orientales”.

A Rodríguez le confiscaron su cámara y cerca de 260 CUC.

Según ABCun número indeterminado de ciudadanos han sido encarcelados por intentar llegar a esta zona desde distintos lugares del país”.

Hay controles en la línea del tren, carreteras con barricadas y lanchas rápidas custodiando la bahía impidiendo a sus residentes bañarse en el mar o salir de pesca, es el panorama actual de este municipio guantanamero, y que se ha extendido a toda la provincia: está restringido el acceso a todo ciudadano que no resida en ella, salvo visitas a familiares verificadas, de trabajo o autorizados por el régimen”— asegura el diario.

Holguín también estaría siendo objeto de  militarización y restricción de acceso en dos de sus municipios costeros: Banes y Gibara, de acuerdo con informaciones obtenidas por el diario.

Jorge Enrique interpreta lo sucedido como “síntomas evidentes de que el régimen cubano vive al borde, no solo de un probable éxodo masivo, sino además del colapso de su falsa democracia”.

“Quieren evitar que los periodistas independientes reportemos sobre el panorama que sucede en Caimanera, Banes y Gibara”, añadió el periodista en su texto de denuncia.