Woody Allen dice que no le molesta ser recordado como pedófilo
El reconocido director de cine norteamericano contó cómo vive sus días en confinamiento en Manhattan y dijo que es un "hombre feliz" a pesar de las críticas sobre su comportamiento sexual
Woody Allen
 

Reproduce este artículo

El famoso director de cine de Estados Unidos, Woody Allen, dijo al diario español La Vanguardia, que no le interesa si la gente termina recordándolo como un “pedófilo” y dijo que se considera “básicamente, un hombre feliz”.

La entrevista sale a raíz de la publicación de sus memorias “A propósito de nada”, donde el director también da detalles sobre su día a día en confinamiento en su cómodo apartamento de Manhattan y lo que extraña los días sin cuarentena.

“¿Quiere que le cuente mi día? Me levanto temprano, a las 6.30 am, hago ejercicio, corro en la cinta, desayuno y luego escribo, de vez en cuando pongo unos minutos la televisión. Voy escribiendo y, cuando necesito una pausa, enciendo la tele. No es una vida muy saludable”, dijo Allen en la entrevista.

Luego habló sobre su relación con Mia Farrow, y allí reconoció que algunas personas lo recordarán como un “pedófilo” por su vínculo amoroso con quien fuera hija adoptiva de Mia, Soon-Yi Previn, con quien él finalmente se casó en 1997.

“Unos me recordarán como un pedófilo, aunque sea falso, y otros como un cineasta que les entretuvo, ¿qué más da? La suerte es lo más importante en la vida, y yo he tenido más buenas manos que malas”, dijo en medio de la polémica con la propia Mia.

Allen fue más allá y profundizó sobre cómo es estar al lado de personas que creen que es un abusador de menores.

“Tengo que vivir con que hay gente convencida de que soy un violador, de que me he casado con mi hija, es igual lo que les digas. En su día, no hice ningún esfuerzo porque creí que la verdad se impondría, pero no ha sido así. Una buena historia, cierta o falsa, se impone a todo”, remarcó.

Pese a esto, el cineasta añadió que “ha tenido una vida interesante y divertida, he conocido a mujeres maravillosas, he atravesado momentos trágicos. Pero, básicamente, soy un hombre feliz que lleva 22 años junto a su esposa Soon-Yi. Tenemos dos hijas preciosas. He tenido mucha suerte. Podría morirme ahora mismo, hablando con usted, y no pasaría nada”.