Melissa Vargas quiere ser la mejor jugadora del mundo…fuera de Cuba

Melissa Vargas, considerada la “niña genio” del voleibol cubano, confirmó que no tiene relaciones con la Federación Cubana y que sueña con participar en unos Juegos Olímpicos. Pero al parecer tendrá que esperar a Paris 2024.

La cienfueguera cumplió hace dos semanas 20 años y se encuentra entre las líderes anotadoras del campeonato de Turquía. Justo hace un año fue su primer partido oficial en ese país.

Su club, el Fenerbahce, cayó en cinco sets ante el Eczacibasi el sábado. En el encuentro compartió el segundo puesto entre las más anotadoras con la serbia Brankica Mihajlović (21 puntos cada una). Por las ganadoras, la serbia Boskovic anotó 36.

Estoy muy feliz de jugar en un gran club como Fenerbahce. Después de dos años de pausa tenía muchas ganas de jugar y estoy satisfecha del trabajo que hice”, declaró la cubana.

Estuve de mejor anotadora del campeonato, pero seguro que puedo crecer más. Fenerbahce tiene todas las condiciones: el mejor trabajo, la organización del club, un gran cuerpo técnico y una gran cantidad de buenas jugadoras”, añadió.

Su historia es conocida. En enero de 2017 la Federación Cubana anunció que impedía competir internacionalmente a Vargas luego de que su familia la retirara del proceso de rehabilitación tras ser intervenida quirúrgicamente -de forma ambulatoria- en el hombro derecho.

El federativo cubano Ariel Saínz comentó entonces que “por su actitud y evolución” la jugadora no estaba exenta de volver a la preselección nacional una vez que tuviera el alta médica. En ese tiempo ni Vargas ni sus familiares hicieron declaraciones públicas. Tampoco se sabe si la prensa oficial le solicitó su opinión. Entonces, con el amparo familiar, decidió irse a Europa.

 

 

Desde fines de 2015 y con solo 16 años firmó un contrato profesional avalado por INDER, con el club Prostejovský de la República Checa. Ella confirmó que después de su última temporada europea, regresó de visita a Cienfuegos.

Cuando le preguntaron sobre las autorizaciones de la Federación Cubana para que jugadores como Robertlandy Simon retornen a la selección cubana, dijo: “No tengo comentarios”. Entonces circulaba por la prensa europea una información sobre su solicitud de la nacionalidad turca.

Sobre con cuál selección nacional desearía asistir a sus primeros Juegos Olímpicos, expresó que “con la que más posibilidades tenga de ganar”.

Para poder competir por otra selección nacional que no sea la cubana deberá atravesar un proceso que comienza con la obtención de la nacionalidad en su nuevo país y luego con un “cambio de su Federación de Origen”, sujeto al cumplimiento de  condiciones y procedimientos exigidos por el Reglamento Deportivo de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

Por el momento a Vargas no le alcanzará el tiempo para competir en Tokio, próxima edición de los grandes Juegos, y deberá esperar hasta la próxima edición.

Mis planes son ganar una Copa, la Liga de Turquía y la Champions League… Quiero ganar todo con el club, campeonato del mundo y Juegos Olímpicos… y ser la mejor jugadora del mundo”, dijo la voleibolista.