El plátano frito, un acompañante especial que no puedes perderte

En Cuba es típico como entrante y como acompañamiento a cualquier plato los plátanos fritos machos, tostones o plátano frito macho maduro...Como ingredientes solo necesitamos comprar uno o dos plátanos machos y aceite de girasol para freir.
El plátano frito, un acompañante especial que no puedes perderte
 

Reproduce este artículo

En Cuba es típico como entrante y como acompañamiento a cualquier plato los plátanos fritos machos, tostones o plátano frito macho maduro...Como ingredientes solo necesitamos comprar uno o dos plátanos machos y aceite de girasol para freir.
El plátano se corta en trozos grandes y se va cortando la monda, es dura. Después se corta en rodajas muy finas y se fríen en abundante aceite caliente. A este tipo de plátano le llaman chicharritas en Cuba. Se colocan sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y por último se les echa sal gorda.

Si el plátano ha madurado se pone más blando y se puede freír siguiendo los mismos pasos que el caso anterior, su sabor varía mucho. El verde tiene un sabor como a patata frita crujiente, cuando está maduro es más dulce.

 

Una tercera variedad es el tostón. Para ello cortamos el plátano macho en trozos de unos cuatro centímetros y los freímos en aceite muy caliente, se sacan al pasar unos minutos cuando esté dorado y se coloca encima papel de cocina se aplastan con ayuda del puño, se vuelven a introducir en la sartén aplastados y se fríen de nuevo. Se colocan sobre papel de cocina para absorber el exceso de aceite y por último se añade sal gorda.

En cualquiera de sus variantes están muy buenos. El mayor aporte del plátano macho es almidón, se debe cocinar ya que crudo es indigesto y no tiene el sabor del plátano.