Escritor Sergio Ramírez: "Nicaragua es como Cuba"

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, en España actualmente, considera que "Nicaragua es como Cuba, ya llegó el momento del partido único"
El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, en España actualmente, considera que "Nicaragua es como Cuba, ya llegó el momento del partido único"
 

Reproduce este artículo

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quien se encuentra en España actualmente para celebrar su festival 'Centroamérica Cuenta', declaró al medio ABC que "Nicaragua es como Cuba, ya llegó el momento del partido único".

Ante la pregunta del periodista sobre si Nicaragua podría convertirse 'en otra Cuba', Ramírez respondió que "quizá de algún modo, sí".

"La tendencia de Ortega es ir hacia el partido único, ya es un partido único porque estos partidos que acompañan a las elecciones son formaciones fabricadas por ellos mismos, son partidos fieles. Me da mucha risa porque cuando uno ve las listas de candidatos a diputado, hay algunas en las que aparecen cuatro o cinco hermanos, que los han ido a buscar para rellenar. Él (Ortega) va a conceder 15 o 20 diputados a sus más fieles, a los que le hacen el juego. Pero perder la posibilidad de tener la absoluta mayoría en la Asamblea Nacional, perder el control del Ejército, el de la Policía, el control de los jueces, de la Corte Suprema, del Tribunal de Elecciones... Eso nunca", añadió.

De acuerdo con Ramírez "Eso es Cuba, con otro disfraz. Porque Cuba no es más que el Partido Comunista, y aquí (en Nicaragua), bien o mal, hay una serie de partiditos de mentira, pero el momento del partido único ya llegó".

Desde inicios de septiembre de 2021, como parte de la represión desatada por Ortega en un año electoral, la Fiscalía nicaragüense acusa a Ramírez de varios delitos como incitación al odio, conspiración, lavado de dinero y dictó una orden de detención en ausencia.

Ramírez también se encuentra en España para presentar su última novela 'Tongolele no sabía bailar', sobre las protestas antigubernamentales que estallaron en su país en 2018.

"En Nicaragua hay mucha ingenuidad política de gente que sitúa en el plano un país con una democracia deteriorada donde es posible tener elecciones. Y que si se llama a organismos internacionales para monitorizar las elecciones, los resultados al final van a ser respetados. Pero mi convicción es la contraria. Yo estaba seguro de que Ortega jamás va a conceder una derrota electoral otra vez en su vida. Ya tuvo suficiente con haber concedido la derrota ante Violeta Chamorro, en 1990. Y menos se la va a conceder a una hija (Cristiana Chamorro). Eso hubiera sido una doble humillación para él", explicó.

Hasta el 1 de septiembre la Policía Nacional de Nicaragua informó que ha detenido al menos a 34 políticos opositores y activistas, entre ellos siete precandidatos presidenciales para evitar que participen en los comicios el 7 de noviembre.

Participarán "sus candidatos de mentira, porque fabricaron candidatos", aseguró Ramírez.

"La idea de que en Nicaragua pudiera haber elecciones, aún limitadas, me pareció siempre absurda. En la lógica del poder está no volver a conceder una derrota electoral. Que el poder es eterno. Jamás van a bajarse de él. Eso crea incertidumbre en el país. Incluso cuando estaban los candidatos presos, todavía había gente que decía que había que ir a las elecciones de cualquier modo, porque los espacios que no se llenan, en política se pierden".

A la pregunta sobre si hay manera de que Nicaragua salga de esta crisis política, Ramírez dijo: "Tiene que haberla, pero yo no escogería una guerra civil. Creo que tiene que haber una transición democrática, con Ortega, pero que lleguemos a un momento en el que haya un cambio, pero sin guerra".

Sergio Ramírez es Premio Cervantes de 2017, convirtiéndose en el primer latinoamericano en ganarlo. Ganó el Premio Alfaguara en 1998. Es presidente fundador del encuentro literario 'Centroamérica cuenta', que se realiza en Nicaragua desde 2012, pero en los últimos años su sede ha sido trasladada a otros países.

Entre sus libros destaca "Margarita, está linda la mar", "Charles Atlas también muere", "Ya nadie llora por mí", "A la mesa con Rubén Darío" y decenas de títulos más.

Foto: Jorge Mejía