¿Vino para combatir la COVID-19? Sírvame otra copa

Según un artículo publicado por El Financiero, principal diario especializado en finanzas, economía y negocios de México, el vino podría funcionar como terapia contra la COVID-19
Vino contra el coronavirus. Ilustración tomada de La Semana Vitivinícola
 

Reproduce este artículo

Según un artículo publicado por El Financiero, el principal diario especializado en finanzas, economía y negocios de México, el vino podría funcionar como terapia contra la COVID-19, aunque en realidad de lo que se trata es del ácido tánico presente en esta bebida, el cual suprimiría la entrada del coronavirus en las células.

Publicado el 1ro de abril, el texto refiere que un equipo de investigadores de Taiwán y de Cincinnati (Estados Unidos), encontró que el ácido tánico (un compuesto que contiene glucosa y ácidos fenólicos) resultó ser un potente inhibidor del virus identificado como SARS-CoV-2.

“El análisis molecular demostró que el ácido tánico formó un complejo termodinámicamente estable con dos proteínas”, señalaron los científicos en su estudio titulado “El ácido tánico suprime el SARS-CoV-2 como inhibidor dual de la proteasa principal viral y la proteasa celular TMPRSS2”, el cual fue publicado en diciembre del 2020, y que se puede encontrar en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los investigadores detallan que de manera consistente los ensayos funcionales que emplearon partículas de virus pseudotipadas (Vpp) de SARS-CoV2-S, "demostraron que el ácido tánico suprimió la entrada del coronavirus en las células".

De igual manera los resultados del estudio indicaron que el ácido tánico “tiene un alto potencial para desarrollar terapias anti COVID-19 como un potente inhibidor dual de dos enzimas esenciales para la infección por SARS-CoV-2”.

Hay que destacar que la investigación se centró en la proteína de superficie celular TMPRSS2 (proteasa transmembrana serina 2), la cual es señalada sumamente importante en la entrada celular de los virus SARS-CoV-2.

Asimismo, explican que la proteasa principal (M pro / 3CL pro) del SARS-CoV-2 es una enzima crítica para la propagación viral en las células huésped y, como la TMPRSS2, se ha aprovechado en el tratamiento de la enfermedad.

Los autores apuntaron, además, que un grupo de estudios ha demostrado la actividad del ácido tánico en la supresión de múltiples funciones biológicas en las células cancerosas, desde el metabolismo energético, la proliferación celular, la invasión, metástasis, hasta la antinflamatoria, estableciendo el ácido tánico como antinflamatorio quimio-preventivo y quimio-sensibilizador.

En cuanto al ácido tánico, el cual pertenece a la familia de las sustancias orgánicas de los taninos, “componentes principales que influyen en la riqueza de la textura del vino tinto”, explica El Financiero.

Hay que agregar que es un polifenol soluble en agua que se encuentra frecuentemente en plantas herbáceas y leñosas, legumbres, sorgo, así como en algunas frutas, dentro de las que se cuentan las frambuesas, los caquis, y los plátanos.

 

Imagen de portada: Ilustración tomada de La Semana Vitivinícola