Trump dice que Corea del Norte se pasó de la raya con insulto a Biden
Tras varios mensajes de Trump en Twitter, Pionyang replica con un comunicado donde dice que no quiere más "cumbres infructuosas".
Joe Biden ex vicepresidente demócrata

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afecto a las burlas e insultos hacia sus adversarios políticos, consideró este domingo que Corea del Norte se extralimitó al calificar al exvicepresidente demócrata Joe Biden como un "perro rabioso".

Pyongyang, en un rapto de violencia verbal inusitada, dijo el viernes en un comunicado que "los perros rabiosos como Biden pueden hacer daño a mucha gente si se les permite correr libremente".

"Deben ser castigados a muerte con un palo, antes de que sea demasiado tarde", agregó el despacho de la agencia oficial norcoreana de noticias, KCNA.

"Sr. Presidente, Joe Biden puede ser un dormido y muy lento, pero no es un 'perro rabioso'. Es en realidad algo mejor que eso", respondió Trump en su cuenta de Twitter, en defensa del que quizá sea su rival en las elecciones de 2020 y aludiendo al líder del país asiático, Kim Jong Un, con quien se ha reunido tres veces.

En su tuit, Trump aclaró también que él y solo él puede ayudar a la aislada nación de la península coreana, gobernada con mano de hierro durante tres generaciones de la familia Kim. 

"Yo soy el único que puede llevarlo a donde debería estar. Debería actuar rápidamente, cerrar el acuerdo. ¡Hasta pronto!".

Aún no está claro qué fue lo que provocó el enojo de Corea del Norte con Biden, pero el comunicado se dio a conocer luego de que se divulgara un aviso de la campaña del exvicepresidente en el que condena la política exterior de la administración de Trump.

En la pieza se escucha la frase "se elogian dictadores y tiranos, nuestros aliados desplazados", y la palabra "tiranos" coincide con una imagen del apretón de manos entre Trump y Kim en Singapur, en 2018.

Tampoco está claro si la defensa de Trump fue sincera o burlona, especialmente por la utilización de la frase "es en realidad algo mejor que eso", o si el presidente está aprovechando la oportunidad para retomar el contacto con el líder norcoreano.

Las negociaciones por la desnuclearización de Corea del Norte están en suspenso después del fiasco del segundo encuentro entre Trump y Kim en Hanói, en febrero. 

Desde entonces, el régimen de Kim ha aumentado las tensiones con una serie de pruebas de misiles y una nueva ronda de negociación, que comenzó en octubre en Estoclomo pero que tampoco logró ningún avance entre las partes. 

 

 

LA RESPUESTA DE KIM

Corea del Norte respondió hoy al presidente estadounidense que no le interesa celebrar más "cumbres infructuosas" entre los líderes de ambos países e instó de nuevo a EE.UU. a que abandone su "política hostil" si quiere que el diálogo avance.

"Ya no nos interesan semejantes cumbres infructuosas", explicó, en un comunicado publicado hoy lunes por la agencia estatal KCNA, Kim Kye-gwan, ex vicecanciller y una de las figuras de peso del régimen en cuanto a diplomacia y al programa nuclear de Pionyang.

Las duras palabras de Kim responden al mensaje en la red social Twitter publicado el domingo por Trump en el que instaba a Corea del Norte a "actuar deprisa y cerrar un trato" después de que el Pentágono anunciara horas antes la cancelación de maniobras militares con Seúl para favorecer el proceso diplomático.

"¡Nos vemos pronto!", decía Trump al final del texto.

Kim destacó que las tres cumbres celebradas entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, apenas han logrado ninguna mejora en la relación bilateral y acusó a Washington de hacer creer al público de que se están produciendo avances en torno a la desnuclearización de la península.

"No le vamos a dar al presidente estadounidense nada con lo que presumir sin obtener nada a cambio, y necesitamos obtener un precio justo a cambio de todo lo que el presidente Trump ha presumido de haber logrado por su cuenta", afirmó Kim en el comunicado.

El funcionario norcoreano insistió también en que EE.UU. debe terminar con su "política hostil" hacia Corea del Norte si quiere que el diálogo siga vivo.

La cancelación de maniobras anunciada ayer pretende dar impulso al proceso de desnuclearización, que está bloqueado desde la fracasada cumbre de febrero en Hanói, donde Washington consideró insuficiente la oferta de Pionyang referente al desmantelamiento de sus activos nucleares y se negó a levantar sanciones económicas.

Ambas partes celebraron una reunión de trabajo en octubre en Estocolmo, pero el encuentro cerró con los norcoreanos acusando a Washington de no ofertar nada nuevo y de mantener activa la mencionada "política hostil".

Corea del Norte ha insistido en que la Casa Blanca tiene de plazo hasta fin de año para variar sus propuestas y los expertos creen que no de haber avances, el régimen podría realizar nuevos ensayos de armas, especialmente de misiles de alcance intermedio, a partir de enero.

(Con información de AFP y EFE)