Israel y Francia en conversaciones para resolver crisis por 'Pegasus'

Avanzan conversaciones entre gobiernos de Israel y Francia para solucionar crisis bilateral. Israel prohibiría la piratería de números de teléfonos móviles franceses en el futuro.
Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Naftali Bennett, primer ministro de Israel. Fotografías: EFE/Archivo.
 

Reproduce este artículo

Eyal Hulata, asesor de seguridad nacional israelí, habría visitado París en secreto últimamente para conversar con su homólogo del Elíseo, el asesor de seguridad nacional francés, Emmanuel Bonne. Hulata le informó a Bonne el desarrollo de la investigación israelí al expediente Pegasus y le presentó una propuesta para poner fin a la crisis bilateral, según se extrae del reporte Axios.

La propuesta israelí incluiría el compromiso de prohibir la piratería de números de teléfonos móviles franceses en cualquier futuro acuerdo de software espía entre una empresa israelí y un tercer país. En los Estados Unidos y en el Reino Unido ya existen prohibiciones similares.

El desencuentro entre los gobiernos de Francia e Israel se originó por cuenta del software espía Pegasus, de la firma israelí NSO, que presuntamente se usó para piratear los teléfonos móviles del presidente Emmanuel Macron y de altos funcionarios franceses.

Barak Ravid, analista israelí, indicó en su informe de este miércoles que “el supuesto uso indebido del software NSO se ha convertido en un gran dolor de cabeza diplomático para el gobierno del primer ministro Naftali Bennett”.

Ravid analizó que la crisis bilateral provocó el “congelamiento parcial de la cooperación diplomática, de seguridad y de inteligencia entre Israel y Francia y la suspensión de visitas bilaterales de alto nivel”.

En julio, un consorcio internacional de periodistas de investigación informó que Pegasus, inicialmente diseñado para rastrear a terroristas y a criminales, se había convertido en una herramienta de la que se valían diferentes gobiernos para espiar a periodistas, críticos y opositores.

Entre los países que figuraron en los informes como clientes de NSO se encontraron Hungría, India, México, Marruecos y Arabia Saudita.

En su día, uno de los informes más explosivos que suministraron los medios de comunicación tuvo que ver con el presunto uso de Pegasus por parte de Marruecos para piratear los teléfonos del presidente francés y de otros altos funcionarios de ese país, recordó el experto israelí.

En ese momento, Macron se comunicó con el primer ministro israelí, Naftali Bennett, en busca de explicaciones. Bennett, flamante primer ministro, le dijo a Macron que había heredado ese problema de su predecesor, Benjamin Netanyahu, y que estaba llevando a cabo una investigación.

Después, Benny Gantz, ministro de Defensa israelí, viajó a París e informó a su homólogo francés sobre el curso de la investigación.

Las conversaciones entre Israel y Francia siguen su curso, pero los funcionarios israelíes esperan que pronto se pueda alcanzar una solución a la crisis bilateral, concluyó Ravid con base en las declaraciones obtenidas por parte de funcionarios israelíes.

Tags