La vacuna china contra la COVID-19: ¿qué ofrece para América Latina?

China dice que en 2021 producirá unas 300 millones de dosis de su vacuna CoronaVac para inmunizar a la población nacional contra la Covid-19. Algunos países de América Latina están interesados en ella
 

Reproduce este artículo

Mientras continúa la carrera mundial para producir vacunas contra la Covid-19, China parece haber logrado grandes avances.

Una de sus vacunas más destacadas, la CoronaVac, fabricada por la compañía Sinovac y cuyos ensayos clínicos aún no finalizaron, ya fue enviada a Indonesia en preparación para una campaña de vacunación masiva. Está previsto que 1,8 millones de dosis arriben a territorio indonesio en enero.

En América Latina, una de las regiones más golpeadas por la pandemia, diferentes gobiernos ya han hecho sus planes y adquisiciones con diferentes proveedores, entre ellos la china Sinovac.

Aunque en algunos países de la región ya se anunciaron planes y fechas para comenzar a vacunar en las próximas semanas, la Organización Panamericana de la Salud advirtió este miércoles de que pasarán meses antes de que las vacunas recién desarrolladas estén disponibles en cantidades suficientes para inmunizar a la población.

CoronaVac es una vacuna inactivada, que funciona mediante el uso de partículas virales muertas para exponer al sistema inmunológico al virus de la Covid-19 sin riesgo de una enfermedad grave.

Las vacunas de Moderna y Pfizer son vacunas de ARN mensajero (ARNm). Esto significa que se administra al paciente ARN mensajero que lleva una copia de instrucciones genéticas. Con esas instrucciones el propio organismo del paciente elabora una parte de la proteína del virus de la Covid-19, provocando de esa forma una reacción del sistema inmunológico.

Un de las principales ventajas de la vacuna de Sinovac es que se puede almacenar en un refrigerador estándar a 2-8 grados Celsius, al igual que la vacuna de Oxford. La vacuna de Moderna debe almacenarse a -20 ° C y la de Pfizer, a -70 ° C.

Sin embargo, de acuerdo a la revista científica The Lancet, solo se ha divulgado información sobre la primera y segunda fase de ensayos clínicos de CoronaVac.

En septiembre, un vocero de Sinovac dijo que se realizaron pruebas en más de 1000 voluntarios. La tercera fase de los ensayos clínicos comenzó en Brasil en octubre. El socio de Sinovac en Brasil, el Instituto Butantan, dijo que espera que Sinovac publique los resultados de sus ensayos antes del 15 de diciembre.

Sinovac podrá producir 300 millones de dosis al año en su nueva planta de producción a partir de 2021. Como todas las demás vacunas requiere dos dosis, por lo que la producción solo alcanza para inocular a 150 millones de personas al año, poco más de un 10% de la población de China.

Sin embargo, Sinovac ya entregó dosis a Indonesia y también consiguió acuerdos con Turquía, Brasil y Chile.

En Chile, el ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó que las vacunas que el país ha adquirido estarán disponibles en “el primer trimestre de 2021”, aunque no dio una fecha más concreta.

Paris informó de que Chile había adquirido más de 10 millones de dosis de la desarrollada por el laboratorio Pfizer y una cantidad aún mayor de la creada por Sinovac. El presidente Sebastián Piñera aseguró a principios de mes que las dosis serán gratuitas y voluntarias.