ONU pide a la comunidad internacional mayor inversión en salud mental para mitigar efectos de la pandemia

Especialistas aseguraron un incremento de casos de trastornos de salud mental durante la pandemia por el COVID-19
António Guterres, secretario general de Naciones Unidas
 

Reproduce este artículo

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió a la comunidad internacional una mayor financiación en salud mental ante los efectos provocados por la pandemia del COVID-19.

Este domingo, un comunicado fue difundido en la víspera del Día Mundial de la Salud Mental donde Guterres indicó que la inseguridad laboral o la pérdida de familiares “pueden durar más que la propia pandemia”.

"En países de ingreso altos, más del 75% de la gente con depresión asegura que no reciben atención adecuada, y en los de ingresos bajos o medios, más del 75% de la gente con problemas de salud mental no recibe ningún tratamiento”, indicó. 

Guterres calificó de "inaceptable" que los gastos de los Gobiernos en salud mental sea de tan solo el 2% de los fondos destinados a la salud en general. 

El día sábado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que no se han cumplido la mayoría de los objetivos del 2020 del Plan Exhaustivo de Salud Mental.

"Es extremadamente preocupante que, a pesar de la evidente y cada vez mayor necesidad de servicios de salud mental, aún más durante la pandemia de COVID-19, no las acompañe la financiación”, aseguró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Adhanom Ghebreyesus pidió que los países aceleren el aumento de la financiación en políticas de salud mental. 

Por su parte, Guterres se refirió especialmente a la situación de los niños que pueden "sentirse angustiados" durante la pandemia. 

Alrededor del 25% de los niños y adolescentes del mundo sufren de algún problema de salud mental, mientras que el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años de edad, según datos de la OMS. 

La organización define a la salud mental como "un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad".

Especialistas aseguran que este estado de bienestar fue alterado por la pandemia del COVID-19, es por ello que han identificado un incremento en los casos de trastornos de salud mental, con distintos niveles de gravedad.