El kirchnerismo y el chavismo establecieron una red criminal para delinquir

La Justicia argentina busca acceder a los documentos que revelan que Hugo Chávez envió US$21 millones para la campaña presidencial de Cristina Kirchner, según reveló 'El Pollo'.
Hugo Chávez y Cristina Kirchner. Fotografía: EFE/Archivo
 

Reproduce este artículo

La Justicia argentina manifestó su interés en acceder a la declaración y a los documentos que revelan que la Venezuela de Hugo Chávez envió US$21 millones para la campaña de Cristina Kirchner en 2007, atendiendo al testimonio de Hugo Carvajal, el hombre de Inteligencia del chavismo detenido en España y que será extraditado próximamente a los Estados Unidos.

El fiscal federal Stornelli, pidió al juez Julián Ercolini solicitar la copia de la declaración del exjefe de inteligencia de Venezuela Hugo Carvajal para incluirla en el proceso [de los cuadernos de la corrupción] conocido como “los cuadernos de las coimas”, indicó La Nación de Buenos Aires.

Ese es el expediente en el que el arrepentido Claudio Uberti, uno de los pasajeros del vuelo privado de Alejandro Guido Antonini Wilson, se refirió al envío de dinero desde Venezuela. El escrito se tituló: “Sobre la ayuda financiera de Venezuela”, según consta en el acta ampliatoria del 14 de septiembre de 2018 citada por La Nación.

Lo que al parecer no habría dicho Uberti, siguiendo la declaración de Hugo Carvajal, es que el episodio de la valija con los 800.000 dólares, fue solo uno entre mucho. O que “era su vuelo número 21, con 20 entregas previas de un millón de dólares cada una y entregadas sin problemas ya que pagaban a funcionarios del aeropuerto argentino que los dejaban pasar sin ningún inconveniente”.

Lo que sí dijo Uberti es que esas operaciones del chavismo no fueron tan solidarias. Venezuela adquirió bonos argentinos y los liquidó en el mercado internacional. “Los papeles argentinos eran liquidados y se cobraban en billetes dólares frescos, según la declaración del testigo arrepentido”, indicó el diario argentino.

Los dólares eran vendidos en el mercado paralelo, muy por encima del precio del dólar oficial y la brecha entre los dos valores se cobraba en bolívares. “Con ese dinero se volvían a comprar dólares en el mercado oficial a precios muy inferiores. Claro que para esa venta se necesitaba la venia del chavismo”.

“Uberti relató que solo una suscripción de 500 millones de dólares generó una diferencia de 100 millones. Además de la venta en el mercado paralelo, había otra forma que les resultaba atractiva a los venezolanos: compraban los Boden 2012 a la Argentina y luego los colocaban entre bancos de su país, obteniendo una ganancia financiera”, recogió el periódico de Buenos Aires.

Los inversores venezolanos pagaban cerca de un 25% de sobreprecios para eludir los controles de cambios impuestos por Chávez y, posteriormente, los vendían a inversores extranjeros. “El circuito finalizaba cuando los extranjeros les acreditaban los dólares por la compra de los bonos a los venezolanos en cuentas de bancos internacionales. De esta manera, los venezolanos sacaban divisas de su país a un alto costo financiero”, siguiendo el relato que el exfuncionario dio al fiscal Stornelli, la mitad del dinero de la operación quedó en manos de los bancos e intermediarios. “El otro 50% se repartió entre el chavismo y el kirchnerismo”.

Néstor Kirchner cobraba en efectivo en Buenos Aires. Uberti le cargó tres valijas que le llevaron los venezolanos con 11 millones de dólares. “Pero quedó una deuda de 14 millones de dólares que Kirchner no podía olvidar”, aunque sus esfuerzos para cobrar lo que le adeudaban al parecer no prosperaron.