Francia suspende el pago de las facturas de electricidad, gas y agua por el coronavirus
Emmanuel Macron anunció medidas inéditas, propias de tiempos de guerra, para detener la propagación de la pandemia del nuevo coronavirus.
Emmanuel Macron

Este lunes el presidente francés Emmanuel Macron anunció medidas inéditas, propias de tiempos de guerra, para detener la propagación de la pandemia del nuevo coronavirus en su país.  

La víspera el mandatario francés anunció la suspensión el pago de impuestos y de las facturas de agua, luz y gas, así como los alquileres.

Además, Macron dijo que su Gobierno dedicará 300.000 millones de euros a salvar las empresas para que ninguna de ellas ―dijo― quiebre a causa del coronavirus.

Por su parte, el Estado asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos.

Macron también determinó que el Estado pagará los taxis y los hoteles, que se pusieron desde este lunes al servicio de las necesidades sanitarias de la nación europea.

Además, el mandatario ordenó la movilización del ejército y la creación de hospitales de campaña en las zonas más afectadas por la epidemia.

A nivel político, suspendió todas las reformas en trámites y dijo que su ejecutivo se dedicaría exclusivamente a combatir el coronavirus. "Estamos en guerra", enfatizó.

Asimismo, el jefe de Estado anunció una fase más estricta de restricciones de movimientos. A partir de ahora los desplazamientos solo serán posibles para proveerse de alimentos, ir al médico, al trabajo, o realizar ejercicios físicos, pero evitando los contactos y las aglomeraciones.

El paquete de medidas también incluye la prohibición de las reuniones familiares o de amigos en la calle y el cierre de fronteras del espacio Schengen durante 30 días.

Tras el discurso televisado de Macron, el ministro del Interior, Christophe Castaner aseguró que al mediodía de este martes Francia iniciaría el confinamiento de su población con "las medidas más estrictas" de Europa para evitar la propagación del coronavirus.

Asimismo, agregó que las actividades colectivas quedaban "prohibidas" y pidió a los franceses que se conviertan en "aliados de guerra" contra el COVID-19.

"Las comidas de familia, las cenas entre amigos, los partidos de fútbol con amigos, los encuentros para jugar a las cartas,... ya no solo están desaconsejados, ahora están prohibidos", afirmó Castaner tras el Consejo de Ministros.

Según reportes oficiales, el nuevo coronavirus entró a Francia el 24 de enero de 2020, con el reporte del primer caso de COVID-19 en Europa. Se trataba de un ciudadano francés de 48 años que llegó al país desde China.

Mientras, la primera muerte por la pandemia se confirmó el 14 de febrero, tras el fallecimiento de un turista chino que había ingresado en un hospital en París el 28 de enero, que también se cuenta como la primer muerte por COVID-19 en Europa.

Hasta el 16 de marzo de 2020, Francia ha reportado 6.633 casos confirmados de coronavirus, 148 muertes y al menos 12 recuperaciones.