Fallan en España los test de coronavirus fabricados en China
Beijing aseguró que España compró las pruebas a una empresa sin certificación. Los test aseguran apenas un 30% de éxito de detección
test rápidos

El cargamento de tests para detectar el coronavirus que España compró a empresas chinas resultaron un fiasco, ya que tienen una alta tasa de falsos negativos, informaron este 26 de marzo fuentes consultadas por el diario El País, que destapó el escándalo.

No detectan los casos positivos como era de esperar”, señala una fuente que participó en las pruebas, consultado por el diario español.

Según explicó el medio, las pruebas de diagnóstico rápido, fabricadas por la firma china Bioeasy, tienen una “sensibilidad” de 30%, muy inferior al 80% recomendado para que tengan una validez científica. “Con ese valor no tiene sentido usar estas pruebas”, lamentó un microbiólogo consultado por el mismo periódico.

Tras realizar ensayos preliminares con estos productos importados del gigante asiático, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) elaboró un documento en el que recomienda no usarlos y continuar bajo el PCR (la prueba de referencia, que tarda más tiempo).

“La prueba rápida del antígeno tendría sentido con un test que tuviese una sensibilidad aceptable”, explicaron los expertos, en referencia a la probabilidad de resultado positivo en un paciente enfermo.

“Nos dieron 8000 test sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva”, agregó.


El Ministerio de Sanidad confirmó las denuncias. Según declaró un vocero a El País, las autoridades detectaron “una sensibilidad que no se corresponde con lo establecido en la ficha técnica”.

Por su parte, la embajada de China en España respondió a los informes de prensa y aseguró que la firma Bioeasy no está incluida en la lista ofrecida por Beijing sobre proveedores clasificados y no cuenta con la licencia de las autoridades médicas para vender sus productos. Además, aseguró que esta firma no ha sido incluida en el cargamento de donaciones del gigante asiático y empresas como AliBaba.

Sanidad había anunciado el domingo el reparto de 640 mil tests de detección rápida y el ministro Salvador Illa aseguró que “a lo largo de esta semana” se va a recibir “un millón más que ya hemos adquirido”. Este miércoles, las autoridades anunciaron el encargo de 5,5 millones de este tipo de test.


Sin embargo, se desconoce si todos estos pedidos corresponden al mismo fabricante chino.

“Estamos en una guerra auténtica por hacernos con los respiradores, las mascarillas... en eso estamos todos”, afirmó la vocera, indicando que todos los países están intentando conseguir los mismos equipos desde China.

Así explicó el retraso en la llegada de más equipos, tanto respiradores para enfermos graves como material de protección para los sanitarios. Esa demanda de material es continua entre el personal sanitario y su escasez es una de las críticas principales de la oposición política al Ejecutivo, al que acusa de actuar de manera tardía contra la pandemia.