Crucero detenido en Italia por posible caso de coronavirus
El Costa Smeralda, hizo escalas en Palma de Mallorca, Barcelona y Marsella antes de atracar en este puerto cercano a Roma en la mañana de este jueves
 

Reproduce este artículo


Cerca de 6000 pasajeros que viajan en un crucero de la compañía Costa Crociere procedente de España no podrán desembarcar en el puerto italiano de Civitavecchia hasta que se conozcan los resultados de los análisis a los que ha sido sometida una turista que presentaba síntomas compatibles con el nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan.

El Costa Smeralda, hizo escalas en Palma de Mallorca, Barcelona y Marsella antes de atracar en este puerto cercano a Roma en la mañana de este jueves. Y allí permanecerán los miembros de la tripulación y el pasaje hasta que se realicen los análisis a la mujer.

El protocolo se activó después de que la turista originaria de Macao, región autónoma de la costa sur de China, presentara fiebre y problemas respiratorios.

Al barco se trasladó un equipo del hospital Spallanzani de Roma, que ha realizado las pruebas pertinentes a la mujer y ha regresado al centro médico para proceder a su análisis y obtener un resultado lo antes posible. La pareja, según la prensa italiana, embarcó en el puerto de Savona, en Génova, noroeste de Italia, después de llegar a Milán el pasado 25 de enero.

Los primeros casos en humanos, 27 personas infectadas en la ciudad china de Wuhan, fueron reportados por China a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 31 de diciembre de 2019, y muchos de esos pacientes habían visitado un mercado de mariscos, pescado y animales exóticos en esa ciudad a orillas del río Yangtsé, que ya ha sido clausurado.

Los coronavirus son virus zoonóticos, es decir, se originan en animales y de allí saltan al ser humano bien por consumo de carne, contacto, por vía aérea u otras formas de transmisión.

Por ahora no está claro el origen del 2019-nCoV, pero el jefe del equipo chino de expertos que lo investiga, el reputado neumólogo Zhong Nanshan, afirmó que es muy similar a uno encontrado en murciélagos en 2017, aunque no habría llegado directamente a los humanos: habría un animal “intermediario” que por ahora no se ha identificado.

Desde el pasado 23 de enero, la OMS estudia declarar el estado de emergencia internacional, para mancomunar esfuerzos con tal de evitar la propagación.