Crece el conflicto entre Taiwán y la OMS por coronavirus
La semana pasada, el presidente de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció que el gobierno de Taiwán había lanzado una campaña internacional en su contra, ante la cual se sentía discriminado
Crece el conflicto entre Taiwán y la OMS

El gobierno de Taiwán hizo pública este miércoles una carta enviada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en diciembre pasado luego de que el organismo negara haber recibido ninguna advertencia acerca de la situación epidemiológica de China por parte de aquel país.

El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) taiwanés tomó la determinación de revelar el contenido de los correos “en respuesta a la negación de la OMS de que Taiwán alguna vez lo alertó sobre la posibilidad de transmisión de COVID-19 de persona a persona”.

Según el comunicado, el CDC de Taiwán tuvo conocimiento, a través de fuentes vía Internet, de la existencia de “al menos siete casos de neumonía atípica” registradas en la ciudad china de Wuhan, la cual más tarde se convertiría en el epicentro de la pandemia mundial.

“Debido a su experiencia con la epidemia de SARS en 2003, Taiwán realizó un seguimiento atento de la información sobre el nuevo brote”, explica el texto. “El 31 de diciembre de 2019, Taiwán envió un correo electrónico al punto focal del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la Organización Mundial de la Salud, informando a la OMS sobre su comprensión de la enfermedad y también solicitando más información de la OMS”.

La institución taiwanesa aclara en el comunicado que actuaron con prudencia, al referirse a las neumonías atípicas y señalaron “específicamente que los pacientes habían sido aislados para recibir su tratamiento”, situación a partir de la cual los profesionales de la OMS podrían inferir la existencia de transmisión humana.

Aunque la OMS dice no haber recibido dicha comunicación, en el mensaje hecho público este miércoles por la administración de la presidenta Tsai Ing-wen se especifica que Taiwán comunicó la situación también a China y que pidieron más información para preparar a su población sin recibir respuesta alguna.

Ante las sospechas, Taiwán activó medidas de control en sus fronteras desde el mismo día en que se envió el correo revelado, a partir de las cuales lograron la detección de pasajeros provenientes de Wuhan desde antes de su desembarco.

“A mediados de enero, los CDC de Taiwán enviaron expertos a Wuhan para comprender mejor la epidemia, las medidas de control tomadas allí y el historial de exposición de los pacientes”, explica finalmente el comunicado.

“Con base en investigaciones preliminares, Taiwán determinó que esta forma de neumonía podía propagarse a través de la transmisión de persona a persona.”

Durante más de 70 años, Taiwán ha luchado fuertemente con China por su soberanía, al encontrarse a unos 130 kilómetros del terreno continental chino. Uno de los organismos internacionales que no reconoce esta independencia es la OMS.

La semana pasada, el presidente de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció que el gobierno de Taiwán había lanzado una campaña internacional en su contra, ante la cual se sentía discriminado. La oficina de Ing-wen respondió de inmediato, negando un supuesto ataque racista:

“Durante años hemos sido excluidos de las organizaciones internacionales y sabemos mejor que nadie lo que se siente ser discriminado y aislado”, enfatizó la presidenta taiwanesa.