CONFIRMADO: Delcy Rodríguez violó las sanciones de la UE al transbordar en Madrid
La 'número dos' de Maduro tomó un vuelo comercial con destino a Doha (Qatar), tras encontrarse con el ministro español de Transportes, José Luis Ábalos, en su avión privado
Delcy Rodríguez
 

Reproduce este artículo

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, salió del aeropuerto de Barajas de Madrid con un vuelo comercial con destino a Doha (Qatar), tras encontrarse con el ministro español de Transportes, José Luis Ábalos, en su avión privado. Así lo confirmaron al diario español El País fuentes de los servicios de seguridad del aeropuerto madrileño.

Aunque las autoridades españolas aseguran que la número dos de Nicolás Maduro “no pisó en ningún momento suelo español”, sino que todos sus movimientos se limitaron a la “zona internacional de tránsito”, la funcionaria venezolana habría violado con este transbordo la “prohibición de viajar” a Estados miembros impuesta por la Unión Europea.

Hacia las nueve de la mañana del pasado domingo 19 de enero despegó del aeropuerto de Maiquietía-Simón Bolivar, en Caracas (Venezuela) un Falcon privado de la compañía Sky Valet con tripulación turca en el que viajaba la vicepresidenta de ese país, Delcy Rodríguez, con seis asesores y el ministro de Turismo, Félix Plasencia. El vuelo iba con destino a Estambul pero pretendía hacer una escala “técnica” —según el Gobierno español— en Madrid, donde tenía previsto quedarse además el ministro Plasencia, que venía a España para participar en Fitur, la feria turística de Madrid.

Pese a que la “prohibición de viajar” figura entre las restricciones del citado reglamento europeo, Delcy Rodríguez hizo escala en Madrid, donde aterrizó a las 00.12 del lunes. “La prohibición de viajar no impide hacer escala mientras no entres en el país”, aseguran fuentes del Ministerio del Interior. Sin embargo, fuentes especializadas en sanciones de la UE defienden que las autoridades españolas nunca debieron permitir que la mandataria venezolana descendiese del avión, que puede considerarse “territorio venezolano”. Según esas mismas fuentes, “el aeropuerto de Barajas se encuentra en territorio español”.

El avión de Delcy Rodríguez aparcó en el pabellón previsto para “estos vuelos privados” en la Terminal 1. Un aparcamiento para aeronaves de pago.

Hasta allí se desplazó, cerca de la madrugada, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, quien ha explicado, en sucesivas versiones ampliadas esta última semana, que se dirigía en un coche particular al aeropuerto para recoger a su “amigo personal”, el ministro Félix Plasencia. Y que en el trayecto, “antes de las 22.00”, le llamó el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska para decirle que “procurase que Rodríguez no bajara del avión”.

Ábalos accedió al aparato, en el que estuvo, según fuentes de los servicios de seguridad del aeropuerto, “menos de 30 minutos”. Según su versión, su amigo Plasencia le pidió que saludara a su vicepresidenta, y él aprovechó para “recordarle” que “lamentablemente no podía pisar suelo español”.

Las mismas fuentes del aeropuerto aseguran que Rodríguez descendió del avión tras irse el ministro. “Solo Plasencia cruzó el puesto fronterizo y entró en España”, aseguran. “El resto nunca pisó suelo español; se mantuvieron en todo momento en la zona de tránsito internacional, que no se considera técnicamente territorio nacional”, explican. Pero el reglamento sancionador europeo incluye también el “tránsito”.

“La vicepresidenta no accedió en ningún momento a territorio nacional y, por lo tanto, tampoco a territorio de la UE”, aseguran en Interior. “Hasta que no pasas la aduana no es España”, señalan.

Delcy Rodríguez no se fue del aeropuerto de Madrid en su avión privado, que partió a las 14.42 de ese lunes, sino que “se marchó antes”, en un vuelo internacional comercial con destino a Doha (Qatar), donde hizo escala para llegar a Estambul, según aclaran fuentes de los servicios de seguridad de Barajas.

El ministerio español de Exteriores rehusó aclarar cuándo y cómo fueron advertidos por la Embajada venezolana de que Rodríguez viajaba en ese vuelo con escala en Madrid.