China mintió, no reportó a la OMS sobre el inicio del coronavirus

 

Reproduce este artículo

 

El régimen chino no reportó a la OMS que el sistema sanitario de Wuhan estaba colapsado a causa del nuevo coronavirus desde noviembre de 2019, según informó este viernes una cadena televisiva norteamericana.

De acuerdo con NBC News, documentos oficiales a los cuales el canal tuvo acceso demuestran que el gobierno chino mintió al asegurar que la epidemia estaba bajo control y no se extendería más allá de la provincia de Hubei, a finales de diciembre del año pasado.

El informe obtenido a través de “agencias de inteligencia norteamericanas”, contaba con comunicaciones interceptadas e imágenes que mostraban un incremento sostenido en los centros de salud de Wuhan.

El propio medio informó que los reportes no fueron formalizados a causa de falta de pruebas concluyentes y por ello la Casa Blanca no recibió ningún reporte al respecto.

“Podemos confirmar que los informes de los medios sobre la existencia /lanzamiento de un producto /evaluación relacionada con el coronavirus en el Centro Nacional de Inteligencia Médica en noviembre de 2019 son incorrectos”, declaró este jueves el Dr. R. Shane Day, director del centro.

El primer medio en contradecir la fecha exacta en que el brote comenzó a hacer estragos fue el diario South China Morning Post, el cual concluyó que desde el pasado 17 de noviembre ya el gobierno tenía conocimiento de la existencia del nuevo virus, según su investigación.

Podría pensarse entonces que el nuevo coronavirus podría haber estado presente incluso antes de noviembre de 2019 en China, al tratarse de un virus que puede permanecer semanas dentro del organismo humano sin que este presente síntomas.

De acuerdo al reporte del diario chino, los documentos a los cuales tuvieron acceso demuestran un crecimiento desproporcionado del número de casos, ya que para el 15 de diciembre el número de diagnosticados era 27, cifra que se elevó a 266 a finales de ese mismo mes.

Según los registros oficiales, cada vez más cuestionados por OMS y el resto del mundo, el 1 de enero de 2020 unas 381 personas habían contraído el nuevo coronavirus en China.

El ocultamiento de información por parte del gobierno de Xi Jingpin afectó visiblemente a la región china de Wuhan, cuyo confinamiento absoluto fue decretado el 23 de enero, meses después del inicio del brote.

De igual forma, China mintió acerca de haber logrado aplanar la curva de contagios, éxito que medios japoneses descubrieron que se debía a que dejaron de realizar pruebas a casos sospechosos.

Asimismo, las cifras oficiales de fallecidos a causa de la COVID-19 en el país asiático alcanzan los 3 340 con 82 924 contagios, algo que una investigación del medio independiente Caixin aseguró que era falso, pues unos 40 mil chinos habían muerto en verdad a causa de la pandemia.

Los nuevos reportes de inteligencia demuestran que el ocultamiento de información por parte del gobierno chino evitó que la comunidad internacional pudiese prever el impacto de la pandemia, la cual ha causado más de 100 000 muertes en el mundo, así como el resquebrajamiento del sistema económico.