¡Buenas noticias! Vacuna contra COVID-19 funciona, según resultados preliminares
La vacuna fabricada en la Universidad de Oxford, Reino Unido, es segura e induce una reacción inmune al coronavirus según los resultados preliminares. Los autores del proyecto aseguraron que seguirán con las pruebas clínicas en adultos mayores
Trabajos para encontrar una vacuna en un laboratorio. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La vacuna contra el coronavirus que desarrolla la universidad británica de Oxford parece "segura" y "entrena" el sistema inmunológico, según revelan los hallazgos de las primeras fases del estudio, divulgados este lunes.

Durante los ensayos clínicos realizados por expertos del prestigioso centro académico, 1.077 voluntarios mostraron que una inyección les llevaba a producir anticuerpos y células blancas de la sangre que pueden combatir el virus.

Estos descubrimientos, difundidos en la revista médica "The Lancet", se consideran "muy prometedores", si bien todavía es necesario llevar a cabo ensayos a mayor escala a fin de determinar si los anticuerpos son suficientes para ofrecer protección a largo plazo contra la enfermedad.

La vacuna denominada ChAdOx1 nCoV-19, que está siendo desarrollada a una velocidad sin precedentes, está hecha a base de un virus genéticamente fabricado que ocasiona el resfriado común en chimpancés.

Los científicos lo han modificado en gran manera de forma que no pueda ocasionar infecciones en personas y para que se asemeje más al coronavirus.

Lo han hecho transfiriendo las instrucciones genéticas para la llamada "proteína del pico" del coronavirus -la herramienta clave que este emplea para invadir las células de humanos- a la vacuna que están desarrollando. De esta manera, la vacuna se parece al coronavirus y el sistema inmune puede aprender la manera de luchar contra él. 

Pese a la relevancia de estos primeros descubrimientos, los expertos han alertado de que el estudio no lleva operativo el tiempo suficiente como para comprender si ofrece inmunidad a largo plazo.

En cuanto a los efectos secundarios, los científicos determinaron que existen si bien no se consideran peligrosos.

En sus ensayos detectaron que un 70 % de las personas que participaron en el estudio desarrollaron fiebre o dolor de cabeza aunque esos síntomas pudieron ser tratados con paracetamol.

"Todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra vacuna ayudará a controlar la pandemia de la COVID-19, pero estos resultados preliminares son prometedores", resaltó hoy Sarah Gilbert, de la Universidad de Oxford.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo en un mensaje en Twitter que estos hallazgos constituyen "una noticia muy positiva" y elogió a los "brillantes y pioneros científicos e investigadores de la universidad de Oxford".

"No hay garantías, aún no estamos ahí y serán necesarios más ensayos, pero esto es un paso importante en la dirección correcta", subrayó el líder conservador.

Gran parte de la atención en el desarrollo de los antídotos al coronavirus hasta la fecha ha versado en los anticuerpos, que son solo una parte del sistema de defensa inmunológico.

Las vacunas que se consideran efectivas inducen a la vez tanto a los anticuerpos como la respuesta de las células T, un tipo de células blancas de la sangre que ayudan a coordinar el sistema inmunológico y pueden detectar qué células han sido infectadas y destruirlas.

El estudio mostró que el 90 % de las personas desarrolló anticuerpos neutralizadores tras serles inyectados una dosis y se dio dos dosis a tan solo diez personas, de las cuales todas produjeron más anticuerpos neutralizadores.

Andrew Pollard, del grupo investigador, dijo hoy a la BBC que si bien los resultados son "extremadamente prometedores", la pregunta "clave" ahora es "si la vacuna funciona" como antídoto y, en este sentido, hay que esperar.

A más de seis meses de que se supiera por primera vez del coronavirus, la enfermedad que luego se volvió pandemia y puso a gran parte del mundo en confinamiento, desató una crisis sanitaria y económica, aún no hay una vacuna, que es lo más cercano a una solución definitiva, pero ya hay avances, y prometedores tratamientos para mitigar los síntomas de la COVID-19.

La vacuna podría estar lista en algún momento a principios de 2021

Las vacunas en desarrollo en todo el mundo se encuentran en varias etapas de prueba. El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Estados Unidos, dijo que confía en que una de las candidatas a vacuna demostrará ser segura y efectiva para el primer trimestre de 2021. Pero no está claro aún qué candidata es la más prometedora.

Mientras tanto, el gobierno de EE.UU. está ayudando a compañías como Moderna a acelerar el desarrollo de sus vacunas para que, si se demuestra que funcionan de manera segura, puedan implementarse rápidamente. “A principios de 2021, esperamos tener un par de cientos de millones de dosis”, dijo Fauci según un amplio reporte publicado por la CNN.

Hasta el 19 de julio se reportan 185 países con casos de COVID-19, asciende a 14 millones 267 mil 093 los contagios confirmados (+ 222 mil 224) y 601 mil 934 fallecidos (+ 4 mil 786) para una letalidad de 4,21 (-0,04).

La región de las Américas reporta 7 millones 593 mil 083 casos confirmados (+125 mil 679), el 53,22 del total de casos reportados en el mundo, con 309 mil 632 fallecidos  (+ 3 mil 077) con una letalidad de 4,07 (-0,02).

 

Con información de EFE