Así es Chongqing, la ciudad más videovigilada del mundo
Con 2.580.000 cámaras para controlar a 15.350.000 personas (una cámara por cada seis habitantes) Chongqing tiene más cámaras de vigilancia por habitante que ninguna otra ciudad del mundo
Cámaras en Chongqing

Un reciente reportaje del diario español El Mundo contó 12 cámaras en menos en una calle peatonal. Otro de The Guardian explica cómo esas cámaras escanean en directo los rasgos faciales de las personas para compararlos con las caras de sospechosos registradas en la base de datos de la policía. Se trata de Chongqing, la ciudad más videovigilada del planeta, el Gran Hermano vuelto realidad cotidiana

En Chongqing viven 15 millones de personas y hay 2,5 millones de cámaras. Ninguna otra ciudad del mundo está tan pendiente de sus habitantes -para espiarlos. "Entre seguridad y privacidad, los chinos preferimos lo primero", dicen en la megalópolis. "Si quieres intimidad, te quedas en tu casa".

A partir de las imágenes de la calle que toman las cámaras, el sistema de videovigilancia de Chongqing escanea en directo los rasgos faciales de las personas para codificarlos en planos virtuales de cada rostro. A continuación, compara esos datos con las caras de sospechosos registradas en la base de datos de la policía y notifica inmediatamente a los agentes cuando la coincidencia supera un umbral mínimo del 60%.

El uso de sistemas de reconocimiento facial para ayudar a la policía a resolver delitos es común en esta ciudad del suroeste de China, que en un reciente análisis de la consultora tecnológica británica Comparitech, ocupó el primer lugar entre las más vigiladas del mundo.

Con 2.580.000 cámaras para controlar a 15.350.000 personas (una cámara por cada seis habitantes) Chongqing tiene más cámaras de vigilancia por habitante que ninguna otra ciudad del mundo, por encima incluso de Pekín, de Shanghai y de la ciudad tecnológica de Shenzhen.

Ocho de las diez ciudades más videovigiladas del mundo están en China, según el informe, que coloca a Londres en el sexto lugar, con 627.707 cámaras para 9 millones de habitantes; y a Atlanta (EEUU) en el décimo, con 7.800 cámaras para 501.178 habitantes.

Chongqing es la ciudad china con mayor densidad de población y forma parte del proyecto piloto contra la delincuencia Xue Liang (ojos atentos) que clasifica la fiabilidad de los ciudadanos para penalizarlos o darles puntos. Chongqing tiene además una zona en la que muchos de los crímenes son cometidos por no residentes y las cámaras de reconocimiento facial son percibidas como una forma de evitarlo. Según el Ministerio de Seguridad Pública del país, China tendrá 626 millones de cámaras de videovigilancia activas el próximo año.

Pero los críticos advierten de que la vigilancia generalizada atenta contra el derecho a la privacidad garantizado en el derecho internacional. Según las normas internacionales de privacidad consagradas en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la recopilación de datos biométricos y su uso debe limitarse a personas involucradas en actos ilícitos y no aplicarse sobre la población de forma general.

También hay que garantizar el derecho de las personas de saber cuáles son sus datos biométricos en poder del Gobierno. Los sistemas automatizados de reconocimiento facial de China violan los dos principios.

Según Maya Wang, responsable de las investigaciones sobre China en la ONG Human Rights Watch, lo que está ocurriendo ahora mismo es "una carrera a la baja" en temas de privacidad entre las diferentes agencias de policía de China. "Cada una de ellas afirma ser la mejor y más innovadora en vigilancia masiva y control social".

"Estos sistemas se están desarrollando e implementando sin la protección a la privacidad frente a la vigilancia estatal. Es posible que no haya antecedentes históricos de una vigilancia masiva tan profunda, amplia e invasiva como la que el Gobierno chino está ejerciendo sobre sus ciudadanos", explica Wang.

(Con información de The Guardian y El Mundo)