Oposición de Venezuela denuncia torturas a militares detenidos

La oposición de Venezuela que se agrupa bajo la figura del líder Juan Guaidó denunció torturas a los militares detenidos en los últimos años por el régimen de Nicolás Maduro, a los que la disidencia considera “presos políticos”
Maduro supervisa marcha militar. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La oposición de Venezuela que se agrupa bajo la figura del líder Juan Guaidó denunció este sábado torturas a los militares detenidos en los últimos años por el régimen de Nicolás Maduro, a los que la disidencia considera “presos políticos”.

“Nuestros oficiales institucionales de la Fuerza Armada, que están presos por defender la Constitución, son torturados y sometidos a las peores condiciones de reclusión”, aseguró en un mensaje publicado en Twitter el opositor venezolano Julio Borges, nombrado comisionado para las Relaciones Exteriores por Guaidó, reconocido como “Presidente encargado” por varios países.

“Pedimos que las organizaciones de derechos humanos alcen su voz y presionen al régimen [de Maduro] para garantizar la vida y libertad de nuestros militares”, añadió Borges en Twitter.

De acuerdo con la ONG local Foro Penal, que defiende a los considerados presos políticos de Venezuela, al menos 123 militares permanecen tras las rejas por oponerse al gobierno de Nicolás Maduro.

Uno de ellos, de acuerdo con el recuento que hace el Foro Penal, es el coronel del Ejército Johnny Mejías Laya, quien fue detenido el 30 de enero de 2019 sin que hasta ahora se conozcan los detalles de su caso.

Los familiares de este uniformado han denunciado que durante el tiempo que ha permanecido detenido y bajo custodia del Estado ha sido sometido a torturas físicas y psicológicas.

María Gabriela de Mejías, esposa del militar preso, denunció esta misma jornada que al militar se le niega la atención médica y los fármacos que necesita para atender algunas dolencias.

“Hace más de 8 días [que] a mi esposo, el coronel Johnny Mejías Laya, no le entregan unas pastillas que se le envió porque está orinando sangre”, dijo la mujer en Twitter.

De acuerdo con Borges, el gobierno chavista adelanta estas acciones junto a su aliado el régimen de Cuba con la intención de “destruir” la Fuerza Armada de Venezuela.

“Por eso persigue y encarcela a quienes son ejemplo dentro de la institución. El mundo no puede permitir ni un atropello más, exigimos la libertad plena de todos los militares que están injustamente detenidos”, apuntó.

Venezuela tiene 329 personas presas por motivos políticos, entre los cuales se encuentran dos adolescentes, denunció el 16 de febrero la ONG Foro Penal.

La ONG detalló que, por género, 305 son hombres y 24 mujeres, mientras que, por ocupación, 206 son civiles y 123 son militares.

 

El testimonio de un hombre de Miami torturado

Un hombre de nacionalidad venezolana que reside en Miami, sur de la Florida (EE.UU.), denunció haber sido víctima de los crímenes de lesa humanidad del régimen de Nicolás Maduro, informó AP.

“Quiero que el mundo sepa lo que está pasando en Venezuela hoy”, dijo Carlos Marrón en una entrevista exclusiva con la AP.

“La tortura continúa bajo la dictadura”. Su objetivo, según dijo, es limpiar su nombre y exponer los abusos que presenció.

La historia de Marrón fue citada el año pasado en un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que concluyó que el gobierno del dictador Nicolás Maduro había cometido crímenes de lesa humanidad, una conclusión que el régimen negó.

Todo comenzó cuando Carlos Marrón empezó a recibir unas llamadas de rescate poco después de enterarse de que su padre no había regresado de su caminata nocturna. Los secuestradores querían tratar personalmente con Marrón y lo hicieron a abordar un vuelo desde su hogar adoptivo en Miami a Venezuela, con el objetivo de negociar una liberación rápida y segura, según reportó la AP.

Pero las cosas no salieron según lo planeado. En el aeropuerto de Caracas, agentes de una temida fuerza de seguridad del Estado detuvieron a Marrón y sin ninguna explicación, lo llevaron a su cuartel general.

El interrogatorio, según Marrón, comenzó en una celda del sótano. Los agentes le exigieron que debía confesar que operaba un sitio web que publicaba el tipo de cambio en el mercado negro del errático bolívar venezolano por dólares estadounidenses, algo que el gobierno socialista consideraba un delito. Cuando lo negó, comenzaron las torturas, golpes y asfixia.

Siguieron dos días de intenso abuso, y el comienzo de casi dos años en la cárcel venezolana. Pues fue acusado de delitos financieros, pero nunca juzgado y luego fue liberado por razones que no están claras.

 

(Con información de EFE y AP)