Militares rusos utilizan el uniforme venezolano en Caracas y Táchira

Varias fotos y testimonios sobre la presencia de militares rusos vistiendo el uniforme del ejército venezolano fueron publicados este domingo por el portal Infobae. En las fotografías se ven a los rusos paseando por las instalaciones del Círculo Militar en el Fuerte Tiuna, de Caracas.

Desde hace unas semanas -asegura el reportero- la cantidad de soldados rusos en la instalación militar de la capital venezolana ha disminuido, porque se han trasladado a otras partes del país como Táchira. En todas las fotos se les ve usando el uniforme del Ejército Bolivariano, que en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana llaman "Fidelito", porque Hugo Chávez lo copió del uniforme guerrillero que usaba Fidel Castro en las montañas del Escambray, en Cuba.

Varios testimonios recogidos por Infobae denuncian que los militares que visten el uniforme del Ejército venezolano y portan armas, hablan en ruso.

Al ser interrogado por las razones de los militares extranjeros para usar el uniforme de la Fuera Armada Venezolana, un oficial de alto rango responde. "La única explicación es que todo el personal que usa un uniforme así es para encubrir la actividad que está ejecutando".

La información también señala que hace días un grupo de 80 rusos llegó al Batallón Ricaurte de Rubio, Táchira, en la frontera con Colombia, y durante una semana sobrevolaron en helicópteros la zona.

Casi simultáneamente militares venezolanos ejecutaron acciones en el municipio fronterizo Pedro María Ureña, que dejaron varios muertos, el desalojo de varias fincas en La Mulata, específicamente en la aldea Palma Redonda.

En estos momentos en La Mulata hay armamento pesado, tanques, cañones y cerca de un centenar de soldados --asegura la información.

A ninguna persona del sector le permiten cargar teléfonos celulares y mucho menos tenerlos en la mano o en los bolsillos encendidos. "Si llevas el teléfono encendido, te lo quitan y borran todo lo que tengas en la memoria del teléfono", cuenta un habitante de la zona.

A algunos de ellos los describe como personas muy desagradables. "Podrán ser militares porque tienen el uniforme pero son de aspecto malandro, mal encarados y con acento en el hablar que pudiera ser de colombianos y otros cubanos. Además hay rubios que para nada hablan, parece que fueran mudos", dice.

Le pregunto a una mujer de la aldea si ha visto y hablado con los militares que llegaron a esa zona. "Todos los han visto. Los de antes, es decir los que estaban hace semanas, que fueron los que mataron al señor Diosemel Castro Quintero, eran distintos y parecían como asustados. De estos que llegaron ahora hay muchos extranjeros. Los más cómicos son los rusos".

Con asombro, por la seguridad que lo dice, le pregunto si los ha oído hablar. "Esos ni abren la boca, pero claro que son rusos, por aquí en esta frontera alumbran como la luna en la noche. La hija del señor de la finca vecina sí los oyó hablar entre ellos cuando cruzaron unas palabras y son rusos".