Menos de 2$ mensual cobran pensionados: Suicidios son alarmantes

Tres de cada cinco personas mayores de 60 años se acuestan con hambre y uno de cada diez se va a la cama sin comer todos los días
Abuela se protege con un tapabocas/ EFE
 

Reproduce este artículo

 Entre 500.000 y 700.000 ancianos en Venezuela no cobran pensión. Los números desmienten la propaganda oficial que habla de 100 % de cobertura en Venezuela, una situación muy parecida a quienes sí están incluidos en el Seguro Social, que apenas cobran 1,40$ mensuales.

Las cifras corresponden a un estudio científico de la asociación civil Convite y su informe titulado “Pensiones de la vejez en emergencia”, presentado por su director Luis Francisco Cabezas. El trabajo concluye en indicadores preocupantes. Tres de cada cinco personas mayores de 60 años se acuestan con hambre y uno de cada diez se va a la cama sin comer todos los días.

“Este estudio busca poner en el tapete el tema social, esta discusión no se puede postergar, la necesidad de una seguridad social en Venezuela que funcione. Tenemos que empezar a pensar para dónde vamos, somos un país que está envejeciendo, estamos a tasa de reemplazo de fecundidad de  2,3 % y teníamos 5 %”, alertó en declaraciones al portal venezolano Efecto Cocuyo.

El director de la  asociación civil Convite, Luis Francisco Cabezas, la crisis generada por el Covid-19 solo vino a empeorar la compleja situación humanitaria que se vive en el país caribeño, por lo que exhorta a las autoridades a tomar cartas en el asunto. 

El especialista en programas sociales denuncia la situación de pobreza que enfrentan los adultos mayores con una pensión que no alcanza para comer ni tener acceso a las medicinas. También pide ayuda para los ancianatos públicos y privados  por el riesgo que corren con la pandemia e invita repensar el tema de la seguridad social en un país que está envejeciendo.

El activista de derechos humanos detalló que Venezuela se enfrenta a una pérdida del bono demográfico por cuanto el grueso de los más de 5 millones de personas que emigraron tiene entre 18 y 40 años y sus hijos nacerán en otros países.

Denuncia que el Instituto Venezolano de Seguros Sociales “no cuida ni protege a los ancianos” y pide trabajar en una nueva Ley de Seguridad Social para los venezolanos.

“Tuvimos una población mayoritariamente joven pero ese bono demográfico está envejeciendo. La vejez será frágil si la etapa productiva de la persona lo fue. Si  actualmente los adultos mayores son frágiles, los que vienen atrás serán peor porque el mercado laboral es precario y hay gente que no cotiza al Seguro Social, lo mejor que el gobierno puede hacer es Chamba Juvenil y de continuar así esas personas dependerán solo del Estado en un futuro”, advierte.

 

Dependientes de las ayudas del régimen que nunca llegan 

 

El estudio revela que la vulnerabilidad de los adultos mayores los hace dependientes de la caja Clap que distribuye la administración de Maduro. Una ayuda social que en varios estados del país dura hasta 6 meses sin llegar.

Reiteró que el acceso a los medicamentos entre quienes solo viven de la pensión es casi nulo. Por ejemplo, las pastillas para la tensión superan el 1.000.000 de bolívares, mientras la pensión del mes representa menos de la mitad de ese monto: 400.000 bolívares (moneda local).

La situación de la pandemia es otro factor que empeora las ya preocupantes cifras rojas en los abuelos. Las remesas que algunas personas recibían por parte de sus familiares que se encuentran en el extranjero laborando se ha visto mermada en los últimos meses

“Han abandonado los tratamientos médicos, se encomiendan a Dios, a las pócimas, brebajes, mastican ajo para controlar la presión arterial”, expresó

Aunado a ello, indica Cabezas, 97 % se siente invisibilizado, es decir, nadie les ha preguntado por sus problemas, lo cual se traduce en la sensación de no importarles a nadie.

Preocupan los suicidios entre la población de ancianos 

Cabezas alertó sobre el número de suicidios entre los adultos mayores en el país desde el año pasado. Detalla que la tendencia se mantiene en lo que va de 2020, por lo que emplaza a proteger a los abuelos desde los hogares.

“Hay que cuidar de los adultos mayores, así como se cuida de los hijos, el primer muro de contención es la propia familia. En Venezuela  tenemos una cultura no muy solidaria, podemos contribuir no solo  con los que están en casa sino con nuestros vecinos, llevarles comida. Una llamada telefónica aunque sea para preguntarles cómo se sienten en esta cuarentena,  ayuda mucho”, recomienda.

Convite presentará este miércoles 12 de agosto un informe titulado Pensiones de la vejez en emergencia. Sobre los principales hallazgos de este estudio, que abarca el período 2015-2020.

 

Información de Efecto Cocuyo