Régimen de Maduro agradece a Argentina por retirar denuncia de violación de DDHH

Dictadura de Maduro agradeció a Argentina por haber retirado la denuncia de violación de DDHH contra Venezuela
Nicolás Maduro Moros, dictador de Venezuela
 

Reproduce este artículo

El régimen venezolano de Nicolás Maduro, agradeció este jueves a la República Argentina por haber retirado la denuncia hecha en 2018 de violación de derechos humanos en Venezuela.

El gobierno de Alberto Fernández había pedido a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigara el régimen de Caracas, capital de Venezuela.

Tarek William Saab, fiscal general de la dictadura venezolana, dijo durante una rueda de prensa que el retiro de la denuncia “tiene un valor simbólico importante”.

“Hay que destacar que Argentina se retiró de esa denuncia, diciendo que no tenía sentido ni asidero esa acción realizada en el pasado por otros funcionarios del Estado argentino”, indicó Saab.

El fiscal señaló la decisión del kirchnerista de no apoyar las acusaciones de crímenes contra la humanidad que cometió el régimen de Maduro.

Se retira Argentina de esa denuncia, y eso es muy importante, tiene un valor simbólico importante que tenemos que fijar con mucha atención. Por algo lo hacen”, argumentó Saab.

Tarek William Saab, fiscal general del régimen Venezuela

Tarek William Saab, fiscal general del régimen Venezuela

La masiva enviada a la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, dio a conocer la decisión del retiro contra el chavismo este miércoles.

“El Gobierno de la República Argentina se retira de dicha remisión como así también de toda presentación realizada en ese marco, incluyendo la Nota OI 48/2019 del 30 de septiembre de 2019 vinculada a un informe elaborado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Argentina”.

La carta de renuncia fue enviada el 24 de marzo, el mismo día que Alberto Fernández anunció su salida del Grupo de Lima, foro alineado con Estados Unidos y que denuncia los delitos de la dictadura de Maduro en Venezuela.

La demanda había sido interpuesta por Canadá, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Argentina en 2018, y se convirtió en la primera vez que un grupo demandaba a un tercero ante un tribunal bajo la acusación de crímenes de genocidio, guerra, agresión y lesa humanidad.